www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Infantería de Marina: sentido de la realidad

martes 10 de marzo de 2009, 22:16h
Una magnifica reflexión sobre nuestra Infantería de Marina expuesta por Florentino Portero en la Tercera de ABC (7-3-09) recoge un sentimiento general, no sólo de los componentes del prestigioso y centenario Cuerpo, sino de una amplia mayoría de los que formamos las Fuerzas Armadas.

No es la primera vez, que el prestigioso diario, ofrece su principal página de opinión a temas relacionados con nuestra alma de soldado. Recientemente el General Muñoz Grandes hacia un valiente y bien ponderado análisis sobre aspectos de la memoria histórica, manipulada a borbotones, que insultaba a quienes no podían defenderse, juzgando con iluminados parámetros del siglo XXI, trágicos acontecimientos del primer tercio del XX, que dábamos por más que superados.

Como también podemos considerar iluminados a los que disuelven dos Banderas de la Legión en Ceuta y Melilla y a la Tercera de Paracaidistas de Alcalá/Paracuellos, a los que desmantelan las defensas del Estrecho y permiten la agresiva expansión de Gibraltar, sin evaluar las fuertes inversiones norteamericanas y francesas en Marruecos. Deben pensar: “alguien nos defenderá; ¿porqué no les damos Sierra Carbonera a los ingleses? Total, cuatro cabras y viento; desde allí nos defenderían mejor todo el Estrecho”.

“Frente al vicio de reorganizar -escribe Portero- está la virtud de reformar y adaptar lo justo; frente a la soberbia de la razón está la inteligencia de respetar la experiencia. Mal están los errores del pasado, pero peor es insistir en ellos”. Decir hoy que las unidades que se disuelven son consecuencia de la falta de recluta, suena a nula flexibilidad, porque la demanda ha cambiado sustancialmente a efectos del paro; no querer reconocer que la Unidad Militar de Emergencias se ha tragado presupuesto y unidades operativas de tanto alcance como Legión y Paracaidistas es querer jugar a la gallina ciega.

Hay, ciertamente una obsesión teñida de soberbia, por olvidar cierta historia, por romper tradiciones: ¡Que más da que nuestra querida Infantería de Marina haya cumplido 472 años! ¡Otra vez Gibraltar; como con Castiella! ¡Pero, que pesados!

¿Que los médicos de la desarbolada -y antes prestigiosa- Sanidad Militar apliquen un cuadro de exclusiones marcado por la ley, y declaran no apto a un ciudadano? Se les fustiga como retrógrados y se les insulta en tertulias oficiales. Y por supuesto, se cambia la ley. ¡Faltaría más!

“Para nuestros gobernantes -termina escribiendo el buen analista del Grupo de Estudios Estratégicos- que prefieren morir que matar, que hacen gala de pacifismo y no ocultan su voluntad de convertir a las FF.AA. en una ONG, estos temas carecen de interés y desde luego no está en su ánimo reivindicar unidades que se caracterizan por su disposición al combate”

Yo añadiría: ni a nuestros gobernantes, ni a la oposición a nuestros gobernantes, a los que les aburren los desfiles, a los que no consiguen consensuar ni una simple norma.

Pero, tenemos responsabilidades también los uniformados, no exentos del vicio de la reorganización permanente, de la soberbia de no saber enmendar errores, de tragar con lo “políticamente correcto”. Porque no todos pierden, como los Infantes de Marina o como los Legionarios de Ceuta y Melilla. Hay quienes han sabido sacar ventaja en el rio revuelto: buenos cargos en empresas relacionadas con Defensa -Explosivos Alaveses, Navantia, Santa Bárbara, INSA-justifican conductas dóciles, acomodadas.

¡Que más da que los “Anibal” sean un fiasco! ¡Que más da que un programa de construcciones aumente un 19%! Firma y calla, que serás ungido después.

Situación de pulsaciones bajas, muy bajas, batiéndose a borbotones, entre iluminados y pillos, alejadas de la realidad. Lo que justifica Florentino Portero añadiendo: “a lo largo de la Historia hemos podido observar como prolongados períodos de paz provocan en la clase política y en los propios mandos militares, un perdido sentido de la realidad”.

¡Gracias, Profesor por ayudarnos a poner los pies en el suelo! ¡Gracias por decir tan bien, lo que sentimos en nuestro viejo corazón de soldados!

Luis Alejandre

General de Ejército

Luis Alejandre es general.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios