www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La peor Ministro de Defensa

lunes 23 de marzo de 2009, 21:56h
La eficacia de la Ministra duró lo que tardó en romper aguas. Es lo que pasa cuando nombras a alguien no por su valía sino por su situación. Que nadie tache de machista el argumento, lo machista es aprovechar la coyuntura para vender modernidad con las fotografías de la Ministra embarazada. A partir de ese cambio de estado todo ha sido caos y pésima gestión. Chacón está mucho más preocupada por llamar la atención y por su imagen que por gestionar eficazmente a las Fuerzas Armadas Españolas.

Es mejor no recordar lo que ha sucedido con las Fuerzas Armadas desde que Zapatero llegó al poder, porque nuestros militares no se merecen lo que están sufriendo. No creo que las Fuerzas Armadas españolas guarden buen recuerdo del actual Presidente del Gobierno. Su balance es como el de la crisis. Terrorífico. Comenzó con la patética salida de Irak y la Alianza de Civilizaciones que ha hecho que nuestros militares tengan que aguantar que los actos de guerra se conviertan en accidentes como el del Cougar. Soportan que las condecoraciones sean con distintivo blanco y que en Somalia, en situación semejante a la de Francia, en vez de atacar se pague el rescate y no se persiga a los secuestradores. Zapatero quiere vender al ejército de la supuesta octava potencia del mundo como una ONG y lo coloca en destinos de guerra, como Afganistán, con vehículos y equipamiento propios de boy scouts. Así son las Fuerzas Armadas de Zapatero y por eso ha puesto al frente de ellas al bluf Chacón.

La Ministra resultó patética en Kosovo. Con una cazadora de cuando tenía bombo, ¿por qué se disfraza de militar cuando no lo es?, escenificó un momento que ella seguro que pensó que podría ser digno de película épica. Ella sola, para conseguir portadas de periódicos y aperturas de informativos de televisión, se llevó a las cámaras para verse inmortalizada en lo que esperaba un momento de gloria que se ha convertido en desastre. Después de la gymkana oficial para evitar autoridades kosovares se plantó allí, con tiempo suficiente para entrar en los informativos del mediodía, y anunció lo que solamente ella sabía: “La misión ha terminado. Nos volvemos a casa”. Ella esperaba que nuestros soldados rompieran filas tirando sus gorras al aire llenando el aire con gritos de alegría. Chacón se veía con la sintonía de “up where we belong” con alguien que le dijera entre aplausos, como en la última escena de Oficial y Caballero, en vez de “felicidades Paula” un “felicidades Carma”. Y en vez de todo eso encontró seriedad y silencio. Los militares estaban pensando en repetir la humillación de abandonar a sus compañeros en Irak y de salir cabizbajos entre las fuerzas italianas, salvadoreñas, … Los militares apesadumbrados sabían que se rompía el acuerdo de 1999 entre las fuerzas de la OTAN de entrar juntos y salir igual. Los militares saben que la Ministra no sabe ni de honor, ni de compromiso. Zapatero tampoco. La Ministra se ha enrocado en su mentira de que todos los involucrados lo sabían y mantiene una versión diferente de lo que pactaron León y Sanz Roldán con Jones en la Casa Blanca deshaciendo el entuerto. Obama ha descubierto que son ciertos los informes que le dejó la administración Bush respecto a que Zapatero no es fiable. Desconocemos qué coste tendrá para España que Bernardino León haya templado gaitas con la administración Obama. Seguro que, como poco, un mayor contingente en una zona de guerra real como es Afganistán. Todo por un momento de vanidad de la peor Ministro de Defensa de la historia de España. Ésa cuya gestión son fotografías y a la que nombraron por estar embarazada. Qué mérito.

Román Cendoya

Empresario y periodista

ROMÁN CENDOYA es empresario, periodista y colaborador como analista político en distintos medios de comunicación

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios