www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La fortuna del Juez Garzón

martes 21 de abril de 2009, 19:50h
En la memoria quedan como héroes de la judicatura italiana Falcone y Borsellino, los cuales mantuvieron una encarnizada lucha contra el crimen organizado que les costó la vida a ambos. Quizás el joven Garzón se miraba en su espejo de notoriedad y heroísmo cuando comenzó su carrera judicial en la Audiencia Nacional. Garzón debía buscar y encontrar su propia Mafia o Cosa Nostra, y convertirse en el juez héroe o estrella que ahora es.

Tras su frustrada carrera política, en la que se había visto inmerso por su papel como azote de los cárteles de la droga, Garzón que ya había probado las mieles de la popularidad, y una vez reincorporado a su puesto en la Audiencia Nacional, busca la relevancia en los casos que le llegan por turno. Misteriosamente él se hace cargo de la instrucción en el Caso GAL y en la casi la totalidad de los procesos abiertos contra miembros de ETA. Pero al Juez esto le sabe a poco: Pinochet, Kissinger, los desaparecidos de Argentina, Silvio Berlusconi, Guantánamo, La Guerra de Irak, Osama Bin Laden y la Guerra Civil española, entre otros, son los casos en los que se ve inmerso el Juez estrella que, pagados por el erario público español, nunca condujeron a ninguna parte y en nada ayudaron a desatascar los amontonados casos que si tenían una verdadera relevancia práctica. Pero, a quién le importa más la práctica que al Juez Garzón, que en sus ratos libres da conferencias y escribe libros financiados, algunos, por los imputados en sus procedimientos.

Qué poder ostenta el Juez estrella para ser Jefe de Policía, cazar con ministros mientras se preparan operaciones o tener más suerte que otros en el reparto de casos relevantes. Puede ser que Garzón haya guardado oscuros secretos a los que todos temen. Por estas razones busca cómplices en su caza particular en pos del Partido Popular, en tapar ciertas irregularidades tributarias respecto a los peculios de conferencias y cursos allende los mares. Mientras, algunos, como el Fiscal General Conde-Pumpido, no dan crédito a la falta de colaboración de la Policía Nacional para la detección de listas electorales de la izquierda abertzale. Sólo una palabra y el Juez estrella se desmarca con una operación contra la cúpula etarra.

Y es que Garzón juega a serlo todo desde una tarima del Bar Faisán. La política puede a este prohombre al que sólo le falta la capa y el batmovil. No necesitamos otro héroe, tan sólo jueces que desde la discreción y el trabajo cumplan con el deber que les es atribuido.

Carlos Loring Rubio

Abogado

CARLOS LORING es licenciado en Derecho, diplomado en Gestión Empresarial, y MBA en e-Business por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios