www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La Transición en España. (Cercas y los tres Mosqueteros)

miércoles 06 de mayo de 2009, 22:20h
Ocurre con los libros que me apasionan. Empiezo a leerlos y no puedo parar. La última vez que algo así me ha sucedido fue la tarde-noche del 30 de abril y el día 1 de mayo, que pasé en París (solamente salí a la calle una vez terminado el libro y pude asistir, alucinado e inquieto, hacia las 9 de la noche, a la ocupación del ayuntamiento de la capital francesa por un comando anarquista, tras las manifestaciones del día del Trabajo). La obra en cuestión: Anatomía de un instante (2009), de Javier Cercas. Conozco al autor desde hace tiempo y compartí aulas con él cuando ambos enseñábamos en la Universidad de Gerona. El exitoso Soldados de Salamina (2001) me gustó sin acabar de convencerme; el producto era brillante en la forma, pero la visión de la Guerra civil española resultaba, para mi gusto, demasiado posmoderna (un tono light y buenista que entusiasmó, por cierto, a muchísima gente). Por el contrario, el libro que acaba de publicar sobre el 23-F me parece excelente, tan bien contado como repleto de informaciones, tan conmovedor como fascinante.

Anatomía de un instante, escribe Cercas, “aunque no sea un libro de historia y nadie debe engañarse buscando en él datos inéditos o aportaciones relevantes para el conocimiento de nuestro pasado reciente”, no renuncia del todo ”a ser leído como un libro de historia”. Y, acto seguido, añade que “tampoco renuncia a responder ante sí mismo además de responder a la realidad, y de ahí que, aunque no sea una novela, no renuncie del todo a ser leído como una novela, ni siquiera como una rarísima versión experimental de Los tres mosqueteros”. La fórmula es brillante. La fusión de los planos narrativo y documental, de la literatura y de la historia, en fin de cuentas, resulta de un notabilísimo interés. Recuerda, aunque solamente sea en parte, a otras dos narraciones históricas extraordinarias de otros dos extraordinarios escritores de ficciones: La noche de los Cuatro Caminos. Una historia del maquis. Madrid, 1945 (2001), de Andrés Trapiello, y Enterrar a los muertos (2005), de Ignacio Martínez de Pisón.

A pesar de que Cercas abusa en algunos pasajes de párrafos excesivamente largos y del uso del punto y coma -por cierto, a algunas de mis conversaciones con él les debo haber aprendido su valor en el texto-, la narración es profundamente envolvente. El libro constituye una auténtica lección para los que nos dedicamos al oficio de la historia. De la misma manera que Javier Cercas se ha aproximado a la historia y a los trabajos de los historiadores, nosotros deberíamos aprender de la literatura y de los grandes narradores. Algunos historiadores –cada vez más numerosos por suerte- lo hacen ya, pero pesan aún en demasía los prejuicios. Narrar bien no significa perder ni pizca de rigor en el empeño, como sostienen a veces personas supuestamente muy serias, sino todo lo contrario. Incluso, pienso, si así lo hiciéramos, alguien podría acabar animándose a leer a los historiadores (lo que, evidentemente, para esas personas supuestamente serias constituiría el peor de los pecados y la más vil de las concesiones).

El 23-F de Javier Cercas es la historia de tres mosqueteros, de tres mosqueteros del Rey: Adolfo Suárez, el general Gutiérrez Mellado y Santiago Carrillo, los únicos diputados que aquel día de febrero de 1981 no se echaron al suelo –como reclamaban a gritos Tejero y los suyos- y permanecieron sentados en el hemiciclo de las Cortes. Tres políticos al final de su carrera, muy atacados y contestados entonces, mitificados después, que cerraron con aquel acto la guerra civil de la que procedían –esa guerra reabierta a través de la memoria histórica, como sabemos, en tiempos del zapaterismo- y asentaron la Transición y la democracia. Entre los villanos sobresalen, cada uno a su manera, Armada, Milans del Bosch y Tejero.

El libro nos presenta una Transición democrática en España compleja, azarosa, improvisada y trabajosamente trenzada, pero, sobre todo, construida por hombres y mujeres de carne y hueso. Ni perfectos ni sin falla –y, como no podía ser de otra manera, tampoco lo era el flamante monarca Juan Carlos I-, sino angulosos y, a veces, ambiciosos y perdidos en una España de democracia aún débil, amenazada por conspiradores de variado pelaje y por asesinos etarras, por crisis económicas y por un cierto desasosiego social. Y, por encima de todo, el volumen nos muestra una Transición exitosa en su final. La democracia española, sostiene Javier Cercas, “es una democracia de verdad, peor que algunas y mejor que muchas, y en cualquier caso, por cierto, más sólida y más profunda que la democracia que derribó por la fuerza el general Franco”. De esta extraordinaria narración no emanan ni pactos de silencio ni de olvido, ni simples mitos ni lastres del pasado, inventados en uno u otro momentos por los nietos de la guerra a la búsqueda de la identidad perdida, o bien por intelectuales desnortados y políticos oportunistas o fracasados. La ejemplaridad del pasado, cúmulo de dificultades e incertitudes, esfuerzos y voluntades, dudas y convicciones, acaba imponiéndose. Anatomía de un instante admite, como todas las grandes obras, muchas lecturas. Por lo que a la imagen de la Transición en España se refiere, espero que el libro sirva de reflexión para amplias capas de la izquierda de nuestra nación, que, como escribe Cercas, “cediendo al chantaje combinado de una juventud narcisista y de una izquierda ultramontana, parece por momentos dispuesta a desentenderse de ella como quien se desentiende de un legado enojoso”. La Transición no debe erigirse en legado exclusivo ni de la derecha ni de la izquierda, ni tampoco del centro –en el caso de que el centro exista-, pues constituye una parte fundamental de la historia contemporánea de España, de nuestra historia común. Reconocerlo, como hace Javier Cercas en este gran libro que ha escrito –discutible en algunos puntos, como todas las grandes obras-, constituye una necesidad en el momento presente y, asimismo, un adecuado seguro para los tiempos difíciles que se avecinan.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.