www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Francia y la “grandeur”

martes 19 de mayo de 2009, 20:43h
Ya me sorprendió la fuerte presencia francesa en un reciente Congreso Internacional sobre Riesgos, Seguridad y Defensa en el Siglo XXI (20 al 25 de Abril) celebrado en Bogotá. Tenía constancia del empuje político y comercial francés en Brasil y en México, pero me sorprendió el colombiano. En cierto sentido Sarkozy sacaba réditos de las gestiones realizadas antes y después de la liberación de la excandidata a la presidencia de la Republica hermana, Ingrid Betancourt. No descarten que unos carros de combate que España no quiso vender al Presidente Uribe sean sustituidos por blindados franceses.

Por supuesto, tenemos constancia de la presencia francesa en África, en muchas ocasiones pilotando misiones de Naciones Unidas o de la Unión Europea. Para este continente Francia dispone de unas fuerzas armadas especialmente capacitadas, conocedoras del terreno y sobre todo conocedoras del carácter de los líderes nacionales, muchos de ellos formados en universidades y colegios militares galos.

También en Europa ha continuado una comprometida política exterior. Tras su implicación en el conflicto de los Balcanes, con sacrificios importantes, ha obtenido réditos políticos en Bosnia y especialmente en Kosovo. Su general en la reserva Yves de Kermabon dirige hoy la costosísima misión de la Unión Europea desde Pristina.

Pero los viajes en los primeros meses de este año, del Presidente Sarkozy a Egipto, Cisjordania, Israel, Siria, Libano, Irak, Oman, Bahrein, Kuwait, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Qatar, reafirmaron el interés de Francia por la estratégica zona del Golfo Pérsico. El discurso era sencillo: “buscar caminos para la paz” donde no la había; “cooperación el los campos de la energía, la reconstrucción, el armamento, el entrenamiento de policías y el rearme del ejercito” en zonas de postconflicto.

Resultado de toda esta política ha sido la autorización para crear una base permanente en Abu Dhabi a las puertas del Estrecho de Ormuz. Servida por un contingente de unos 500 efectivos, que proporcionará a Francia un nuevo protagonismo en una zona sensible de la geopolítica mundial y servirá como complemento a las ya existentes en Yibuti en el Mar Rojo, y en las Reunión en el Indico.”El arco de crisis desde el Atlántico hasta el Océano Indico” que prioriza en su Libro Blanco de la Defensa. Diplomáticamente Francia ha reiterado que la base “no va contra nadie” refriéndose por supuesto a Irán, y que se debe a un viejo acuerdo defensivo firmado con los Emiratos en 1995.

Pero si es importante todo lo descrito, lo es mas el anuncio de volver a la estructura militar de la Alianza Atlántica, 43 años después de que el General De Gaulle forzase su salida, incluso el cambio de su sede establecida en Saint Germain -en- Laie, ciudad cercana a Paris, por Bruselas. Por supuesto la reintegración es beneficiosa para la Alianza, aunque “de facto” ya Francia es el cuarto contribuyente en hombres y presupuesto en las misiones OTAN y está presente en prácticamente todos los Comités de la Organización. Pero al entrar en el Comité de Planes de Defensa mejorará su relación con EEUU y beneficiará a su industria de armamento. No hay miedos a la pérdida de soberana, pero, por si acaso, y teniendo en cuenta que un 42% de los franceses son contrarios a la reintegración, retiene para si, la disuasión nuclear y permanecerá independiente sin integrarse en el Comité de Planes Nucleares. La flexibilidad práctica de la Alianza, permite estas excepciones.

Ya se están barajando en Bruselas -y en Washington- posibles mandos franceses para la estructura de la reforzada Alianza. Quien opina que el Mando de Transformación ubicado en Norfolk, responsable de la modernización de estructuras o el Regional de Lisboa que tiene a su cargo la Fuerza de Respuesta Rápida de la Alianza. Me inclino por este último mando, también disputado por el Reino Unido.

En resumen, la Francia de Sarkozy apuesta por recuperar un papel hegemónico en el mundo actual. Dispone no solo de una diplomacia bien coordinada, sino también de unas fuerzas armadas magníficamente dotadas y preparadas. Pero sobre todo, dispone de la voluntad de quererlo hacer, de enfrentarse a la compleja realidad del mundo de hoy, asumiendo esfuerzos y sacrificios.

¡Esta es la verdadera “grandeur de la France”!

Luis Alejandre

General de Ejército

Luis Alejandre es general.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios