Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Qué está ocurriendo en Ciudadanos?

"Rivera es un joven sin ideología y dispuesto a cualquier cosa para promocionarse"

viernes 22 de mayo de 2009, 18:22h
Es la realidad de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía contada por sus protagonistas. Dos diputados autonómicos de la joven formación en el Parlamento catalán han anunciado que se marchan. Entre los ingredientes de esta compleja crisis figuran Rosa Díez y Miguel Durán, pero también el resentimiento hacia un líder, Albert Rivera, que se ha convertido en el centro de las críticas de los dos disidentes. Con uno de ellos, Antonio Robles, y con el propio presidente del partido ha hablado EL IMPARCIAL.
Ciudadanos ha superado la mayoría de edad. Así lo cree Albert Rivera, presidente del partido. En la antesala de las elecciones europeas y a las puertas de unas primarias, sus dos compañeros de travesía en el Parlamento catalán, Antonio Robles y José Domingo, han decidido dejar la militancia bajo esas siglas y, en el caso de Robles, abandonar su escaño en la Cámara autonómica. El adiós más sangrante para el Partido de la Ciudadanía es el de Domingo, quien se niega a dejar su acta de diputado y, de este modo, pone en manos de la Mesa la decisión de esclarecer quién ostenta la presidencia del Grupo Mixto. Según Domingo, son “dos contra uno”.

En los últimos días, se ha avivado el debate con alusiones a terceros como causantes de la ruptura de esta relación. Unión, Progreso y Democracia o la candidatura conjunta de Ciudadanos con Libertas para las europeas son partes implicadas en el germen de la crisis interna. EL IMPARCIAL ha querido conocer qué está ocurriendo en Ciudadanos en voz de los protagonistas de esta historia.

¿Qué está ocurriendo en Ciudadanos?
En opinión de Antonio Robles, ocurre “la usurpación de un proyecto político larvado durante años de resistencia por muchos ciudadanos anónimos en concordancia con un grupo de intelectuales que se fueron sumando a lo largo de los últimos 15 años y que dieron como resultado la lucha contra la exclusión nacionalista y la reivindicación de los derechos de los castellano-hablantes en Cataluña”. Una usurpación, asegura Robles, “que ha sido impulsada por un joven sin ideología dispuesto a cualquier cosa por promocionarse como político”. Pero el parlamentario va más allá y asegura que “le dejamos –a Rivera- una empresa rica y llena de expectativas y en dos años la ha arruinado. La inmensa mayoría de militantes no tiene nada que ver con él ni con lo que ha pactado, incluso muchas personas que le rodean, incluida parte de la dirección, tienen buena fe, pero están siendo utilizadas”.

De izquierda a derecha, Antonio Robles, Albert Rivera y José Domingo. Efe

El diputado autonómico asegura a EL IMPARCIAL que se va del partido por “las mentiras de Albert Rivera, la arbitrariedad de los órganos de dirección del partido dirigidos por un presidente que confunde sus intereses con las reglas democráticas, y el pacto con partidos extraordinariamente reaccionarios –en referencia a Libertas-“. Robles dice no conocer las causas de la marcha de su compañero José Domingo, pero opina que “pertenece a la resistencia histórica del partido y Rivera no quiere tener pasado, porque sólo existe él”. Es el propio Domingo quien explica a este periódico las razones de su adiós: "Lo acontecido en el partido es consecuencia de una grave serie de equivocaciones del Comité Ejecutivo que encabeza Rivera. En las elecciones generales, el partido no cuajó a escala nacional, los resultados fueron malos y no se asumió ninguna responsabilidad ni se corrigió la deriva".

En el otro lado, Albert Rivera, que aún no conocía estas manifestaciones –ante las que prefiere no pronunciarse por el momento- dice respetar la decisión de Robles porque es libre, aunque lo conveniente sea “acatar y asumir las decisiones de los militantes”. El presidente de Ciudadanos no quiere entrar en valoraciones personales porque “no es obligatorio ser amigo de tus compañeros, es obligatorio ser leal al partido y a los votantes”. Sin embargo, en el terreno político, admite sentirse “indignado” por el trato “a esa militancia y a esa gente que se ha dejado tantísimas horas para hacer que tres auténticos privilegiados podamos ser diputados. Algunos –en referencia a José Domingo- han malentendido eso y han tomado el escaño como un patrimonio personal”, añade.

Para Rivera, lo que ocurre en Ciudadanos es que “en un grupo parlamentario hay una persona que ha decidido hacer suyo el escaño que consiguieron todos los votantes del partido”. Efectivamente, en el desarrollo de esta semana, Rivera apenas ha citado a Robles y sí a Domingo, a quien acusa de quitar la voz a los votantes de Ciudadanos al aferrarse a su escaño y de cometer “un error imperdonable, que es el transfuguismo político”. Se trata del final de una convivencia profesional que se ha desarrollado, en palabras de Rivera, de forma “normal, cordial y, en muchos casos, amistosa”.

Esa convivencia que Rivera creía cordial no es vista de la misma forma por Domingo, quien declara que su posición "es incómoda con los gestores del partido desde hace mucho tiempo y la coalición con Libertas es la gota que colma el vaso. El desviacionismo ideológico y los graves errores de estrategia son los que desencadenan mi marcha". Asimismo, Domingo expresa que "Rivera ha actuado como un cacique durante el tiempo, se ha creído con licencia para hacer lo que le diera la gana y eso ha emponzoñado las relacicones con los cargos electos del partido y con muchos dirigentes. Ha sido un presidente muy cuestionado pero ha tenido la suerte que sus disidentes se van y no se quedan en el partido para hacerle frente".

Rivera conversa con Robles.Rosa Díez y Miguel Durán
“Me lo comunica por SMS un cuarto de hora antes de comunicarlo a la prensa, me dice que quiere abandonar el partido y trabajar para un nuevo proyecto y que necesita independencia para hacerlo y lo sorprendente de esa comunicación es que me dice que no deja el acta de diputado”. Así narra Albert Rivera la forma en la que José Domingo le comunicó su marcha de Ciudadanos.

Desde aquel día, las especulaciones sobre las causas del abandono de los dos diputados del Grupo Mixto se han multiplicado. Rivera considera que “los intentos estratégicos de liderar el partido han fracasado y eso les ha llevado a volar antes de tener que enfrentarse a las elecciones primarias que se celebrarán a finales de este año o a principios del siguiente”. Pero hay más. Rivera afirma que UPyD ha intentado “distorsionar y poner trabas” a través de cargos y militantes de Ciudadanos que ahora militan en el partido de Rosa Díez. Asegura, también, que la candidatura con Libertas, “que puso nerviosa a Díez, ha precipitado los cálculos de algunas personas” ya que la fuerza de la coalición ha provocado la reacción de UPyD en forma de “jugadas que tenía previstas posiblemente para más adelante”. Rivera concluye que “intentan borrar del mapa político a todos los partidos, plataformas cívicas o asociaciones que estén en el ámbito de la tercera vía en España”.

Antonio Robles tiene una visión completamente opuesta sobre las rencillas con UPyD y opina que “Rivera utiliza a ese partido como enemigo exterior para reafirmarse él y arremolinar a los suyos. Robles subraya que Rivera "ha bombardeado todos los puentes" que extendió con Rosa Díez, "mientras a la opinión pública y a la militancia le decía que él estaba dispuesto a pactar”. En este sentido, el presidente de Ciudadanos asegura que intentaron pactar con Díez de cara a las europeas con la negativa por respuesta.

Robles considera “inaceptable” la candidatura que sí resultó: la de Ciudadanos con Libertas, con Miguel Durán como líder. “El millonario irlandés Declan Ganley –‘padre’ de Libertas- sólo tiene dos temas: el nacionalismo de los pueblos de Europa contra la unión política europea y contra su Constitución, y su radical oposición al aborto”, lamenta el diputado catalán. Por su parte, Rivera no entiende los reproches a este pacto ya que se basa en diez puntos “por la transparencia política y de regeneración democrática que nadie ha criticado hasta el momento y, en cambio, se ha intentado tergiversar la realidad buscando una excusa para saltar justo antes de las primarias de nuestro partido”. José Domingo comparte con su compañero de escaño que "ha habido una falta clara de proyecto durante todo este tiempo y se han ido dando bandazos ideológicos. La coalición con Libertas y la compra del partido por Declan Ganley en las elecciones europeas es el acontecimiento que ha desvirtuado de manera más grave el perifl primigenio de Ciudadanos".

Es también Domingo el disidente -o "transfuga, según Rivera- que más claro habla sobre UPyD. De hecho, no oculta su deseo de una coalición, ya improbable, con este partido. "La aparición de UPyD es el gran fracaso del presidente de Ciudadanos. Debería haber gesionado con la suficiente habilidad para seducir a Rosa Díez para un proyecto común. Sin embargo, actuó con altanería y ahora todos los no nacionalistas españoles estamos pagando las consecuencias de la división de la tercera vía. El efecto es letal, sobre todo en Cataluña. Dos listas electorales enfrentadas en las elecciones autonómicas son garantía del fracaso de las dos formaciones", afirma el diputado autonómico, quien tampoco esconde su "anhelo" por un nuevo líder, aunque no se postula como candidato: "A día de hoy, yo no lo soy".

La brecha está abierta, y no se conoce aún el final de esta historia. ¿Logrará Domingo continuar en el Parlamento catalán sin el amparo de Ciudadanos?, ¿empañará esta crisis la imagen de su presidente? Antonio Robles no duda de la continuidad del partido, aunque ya no será “el Ciudadanos que nació de la resistencia al nacionalismo de la fuerza de los intelectuales”; Domingo ve el horizonte más difuso -e insiste con el partido de Rosa Díez-: "El partido sólo puede sobrevivir y tener éxito si llega a un acuerdo con UPyD. De igual manera, creo que UPyD saldría reforzada mediática y electoralmente si firmará la unidad de acción con Ciudadanos". Por último, Rivera es realista al reconocer que se ha producido “un ataque en el corazón del partido”, pero su optimismo –cualidad que reafirma en cada una de sus intervenciones- está justificado. El líder del partido asegura que la crisis interna “ha provocado una reacción de cohesión. Hemos cerrado filas y creo que estamos ante una fiebre pero de crecimiento y consolidación de un proyecto”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.