www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Polisario da un plazo de un año

La Administración Obama, dividida sobre el Sáhara Occidental

miércoles 27 de mayo de 2009, 19:34h
La Casa Blanca aún no ha adoptado una posición clara respecto a la crisis del Sahara Occidental, que enfrenta al Reino de Marruecos y al Frente Polisario acerca de la soberanía de la excolonia española. Mientras que Rabat se aferra a su postura de “autonomía o nada”, el Polisario da un plazo de un año para que se resuelva el conflicto. Caso contrario, volverá a las armas.
El congresista demócrata Donal Payne ha pasado unas horas por Madrid de camino a África del Sur. En el Círculo de Bellas Artes, donde pronunció una conferencia el martes 26 de mayo, este demóctrata por New Jersey defendió con brío el derecho de los saharauis a que se realice un referéndum de autodeterminación para decidir su futuro. En el mismo “debe estar incluída la opción de la independencia”.

Esta posición contrasta con la que mantienen otros miembros del Congreso y del Senado norteamericanos. La Administración, por su parte, aun no se ha pronunciado claramente acerca del futuro del conflicto. Payne, que es miembro de la Comisión de Exteriores y uno de los máximos exponente del subcomité África, donde se sigue de cerca la crisis del Sahara Occidental, admitió que “una parte de los congresistas apoyan la posición de Marruecos”, mientras que otros, como él mismo, defienden la realización del referéndum de autodeterminación como via de salida.

Donald Payne y otro congresista, Joe Pitts, redactaron una carta dirigida al presidente Barack Obama, y que “fue firmada por más de 30 miembros del Congreso”, en la que le instan a defender la aplicación del derecho a la autodeterminación. “Sin embargo, la nueva Administración, cuyo compromiso con la paz es incuestionable, aun no se ha pronuinciado al respecto”, aclaró Payne. Según este demócrata, “los Estados Unidos han defendido siempre el principio de la autodeterminación”. “La cuestión -dijo- es ver cómo se aplica”. En efecto, el reino de Marruecos defiende la idea de que aceptar la autonomía por parte de los saharauis, equivale a “una forma de autodeterminación”.

Las diferencias en el seno del Congreso y Senado acerca de este conflicto, inciden tambien en la propia Administración. El embajador norteamericano en Argel, David D. Pearce, no quiso pronunciarse hace unos días en una conferencia de prensa sobre el asunto del Sahara, “para no echar leña al fuego”, y se limitó a declarar que la nueva Administración “espera mucho” del enviado especial del Secretario General de la ONU, el diplomático norteamericano Christofer Ross.

Un plazo de un año
El Frente Polisario, por su parte, da el plazo de “un año para que las cosas se clarifiquen y se avance en la solución”. Así lo declaró Ahmed Bujari, el representante independentista en la ONU, que volvió a dejar en el aire la posibilidad de la vuelta a las armas en el territorio, como medio de presionar a Marruecos “para que acepte la legalidad internacional”.

“Nosotros no estamos en contra de que en el Referéndum se incluya la opción de la autronomía que propone Marruecos, o la opción de integración lisa y llana del Sahara en el Reino; pero queremos que esté igualmente expresa la opción de la independencia”, declaró Bujari en Bellas Artes. “Sin referéndum que incluya la independencia, nunca habrá solución a la cuestión del Sahara Occidental”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios