www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Nueva línea de Cercanías

Aguirre instala la primera traviesa para conectar Móstoles y Navalcarnero

martes 19 de febrero de 2008, 15:11h
La presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha visitado la zona de expansión de Navalcarnero para colocar la primera traviesa de la futura línea de ferrocarril, que tendrá 14,6 kilómetros de longitud (casi la mitad soterrados); dos túneles de 3,8 kilómetros; un viaducto sobre el río Guadarrama y siete estaciones: cuatro en Móstoles, una en Arroyomolinos y dos en Navalcarnero.

La nueva línea de ferrocarril, la primera que construye el Gobierno de Aguirre en la Comunidad, tiene un plazo de ejecución de 28 meses, costará 362 millones de euros y se realizará en régimen de concesión a una empresa privada, aunque será Renfe quien la gestione, una vez concluida la obra.

Aguirre ha sido la responsable de "apretar" los tornillos de una simbólica traviesa del tren y para ello no ha dudado en quitarse los tacones y caminar descalza sobre una vía "virtual", mientras empujaba la pesada máquina que realiza realmente esa tarea.

El inicio simbólico de las obras del ferrocarril ha reunido a los alcaldes Navalcarnero, Baltasar Santos; Móstoles, Esteban Parro y Arroyomolinos, Juan Velarde -los municipios más beneficiados por el futuro tren- y a los de localidades próximas como Batres, Villamantilla, Sevilla la Nueva, El Álamo o Villaviciosa, a las que también afecta esta infraestructura.

La presidenta y los alcaldes han recalcado que la Comunidad se hace cargo de esta obra ante la "negativa" del Ministerio de Fomento de asumirla "como es su obligación y su competencia", según ha dicho Aguirre, quien ha reprochado al presidente Rodríguez Zapatero que lleve cuatro años negándole inversiones en ferrocarril para la región.

Aguirre ha recordado que "nunca" ha recibido contestación del Gobierno a los proyectos que le ha presentado para llevar también el tren a El Molar, Griñón y Soto del Real ni al plan regional de invertir 4.370 millones de euros en una red ferroviaria de 100 kilómetros y 20 estaciones.

Ha insistido en que el Estado "deja de lado a la Comunidad de Madrid", que "no ha invertido ni un solo euro en obra pública nueva" desde que ella es presidenta y ha recalcado que su Gobierno hará el tren Móstoles-Navalcarnero porque es una "necesidad acuciante" desde hace casi 40 años y porque "nosotros tenemos la sana y la muy buena costumbre de cumplir lo que prometemos".

La Presidenta ha reclamado de nuevo al Gobierno el traspaso de competencias de Cercanías a la Comunidad, que reconoce su Estatuto de autonomía, y que se de a esta región el mismo trato que a Cataluña.

Por su parte, Esteban Parro ha denunciado que la Ministra de Fomento se niega desde hace cuatro años a recibir "al segundo alcalde de la Comunidad de Madrid" porque "sabe que es imposible decir no" a lo que él la pide: soterrar toda la línea de Cercanías a su paso por la localidad.

Los alcaldes de Arroyomolinos y de Navalcarnero han destacado la "valentía" de Aguirre al acometer la obra del tren, cuya demanda supuso la creación de una Plataforma ciudadana de 16 municipios madrileños y castellano-manchegos.

Los futuros usuarios del tren Móstoles-Navalcarnero -que circulará a 140 kilómetros por hora, por una vía igual a la de Cercanías- tendrán que hacer transbordo en la estación de Móstoles Central para enlazar con la red de Metro y Cercanías-RENFE.

Las estaciones de ferrocarril de Móstoles Central, El Soto y la del centro logístico y de ocio "Puerta del Atlántico" serán subterráneas y el tren saldrá luego a la superficie para parar en el barrio mostoleño de Parque Coimbra.

Desde allí, cruzará la carretera de Extremadura hasta la estación de Arroyomlinos, en el centro comercial de Xanadú, donde conectará con el Metrobus para enlazar con el municipio, a unos tres kilómetros de distancia.

Las dos últimas estaciones, también en superficie, estarán ubicadas en la zona de expansión de Navalcarnero y en el caso histórico de esa localidad.