www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

dos horas de partido

Nadal se deshace de Hewitt con contundencia por 6-1, 6-3 y 6-1

viernes 29 de mayo de 2009, 17:41h
El español Rafael Nadal regresó a la pista Philippe Chatrier, quizás en la que mejor se desenvuelve en el mundo, y venció al australiano Lleyton Hewitt, por 6-1, 6-3 y 6-1 para situarse en los octavos de final de Roland Garros.
Nadal no cede. Lleva ya tres partidos ganados sin conceder un solo set, y despachó al ex número uno australiano en apenas una hora y 51 minutos, en la derrota más fuerte de las cuatro que ha encajado sobre tierra ante el de Manacor.

Mucho mejor que contra el brasileño Marcos Daniel y ante el ruso Teimuraz Gabashvili, Nadal desarrolló su tenis con mayor soltura, ante Hewitt, un rival de 28 años, que a pesar de haber ganado esta temporada un torneo sobre tierra verde en Houston, el 27 de su carrera, jamás ha pasado de los cuartos en Roland Garros en sus diez apariciones.

Hewitt, 48 del mundo esta semana, fue capaz de acabar dos años seguidos como número uno, pero ahora no está en condiciones de aguantar la bola pesada, alta y profunda de Nadal. Lleva sin ganar a un jugador del grupo de los diez primeros desde mayo de 2007 (Nikolay Davydenko en Hamburgo) y no es aquel aguerrido jugador que desesperaba con su carácter, y con una disposición siempre entusiasta con la que ha llegado a conseguir 500 victorias como profesional. Pese a todo, el de Adelaida peleó desde el fondo y cuando se vio perdido desplegó el juego de red que le llevó a ganar Wimbledon en 2002, pero no pudo evitar que el español dominase.

Nadal mostró desde el principio sus armas al colocarse con 4-0, y solo se vio algo desplazado cuando Lleyton ganó tres juegos consecutivos en el segundo set para adelantarse 3-2. Fue entonces cuando el australiano se atrevió a gritar su famosa frase de marca "come on" (vamos), pero ese fue su fin. Rafa le miró y le fulminó, y el de Manacor ganó a continuación siete juegos consecutivos que abrieron la herida mucho más allá.

Resignado a su suerte, Hewitt comprendió que el objetivo era imposible y que alcanzar los cuartos, como hizo en 2001 y 2004, era una trabajo perdido. Nadal apuntilló su triunfo a lo grande, por la vía rápida, con su séptimo saque directo. Con este triunfo, Nadal se coloca en octavos donde se medirá con el ganador del duelo entre el también español David Ferrer y el sueco Robin Soderling.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.