www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Encuentro histórico

Mauricio Funes recibe a los Príncipes de Asturias antes de su investidura

lunes 01 de junio de 2009, 10:15h
Los Príncipes de Asturias inauguraron en San Salvador la nueva sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), en su primera actividad durante su visita al país centroamericano.
El izquierdista Mauricio Funes, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ha jurado como nuevo presidente de El Salvador para los próximos cinco años, tras cuatro lustros de Gobierno de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Don Felipe y Doña Letizia llegaron al país para asistir a la toma de posesión del presidente electo Mauricio Funes y presidieron la inauguración de la Oficina Técnica de Cooperación (OTC), en cuya construcción, según un comunicado de la embajada de España, participaron empresas salvadoreñas.

Funes, que cumple en octubre 50 años, juró el cargo ante el titular de la Asamblea Legislativa, Ciro Cruz Zepeda, quien posteriormente impuso la banda presidencial al primer gobernante de izquierda en la historia del país. El nuevo jefe de Estado salvadoreño asume el cargo 17 años después de que se firmaran los acuerdos de paz que ponían punto final a la guerra civil (1980 y 1992) y sustituye en la primera magistratura del país a Elías Antonio Saca, del ARENA.

El nuevo presidente pone fin así a una etapa de 20 años consecutivos de Gobiernos de derecha encabezados por la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). Con Funes, los salvadoreños se sumarán además a la corriente de izquierda que se extiende por la región y lideran países como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Nicaragua o Venezuela.

El traspaso de mando se celebra en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO) con la asistencia de, entre otros, los Príncipes de Asturias; el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton. En la lista de invitados figuran los también gobernantes de Bolivia, Evo Morales; Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Colombia, Álvaro Uribe; Costa Rica, Óscar Arias, y Chile, Michelle Bachelet.



La intervención de Funes estuvo, no obstante, muy enfocada en la política nacional. El presidente subrayó que el cambio en el país más pequeño de Centroamérica "comienza ahora" y llamó a construir una nueva nación "sin odio ni resentimiento".

En su intervención hizo hincapié, además, en la necesidad de establecer un nuevo modelo en el país que elimine las desigualdades, prometió luchar contra la corrupción y advirtió del acecho de las "oscuras acciones" del narcotráfico y el crimen organizado. "Queremos la reconstrucción social, la reconstrucción económica y la reconstrucción institucional de nuestra patria", subrayó el nuevo presidente salvadoreño, que medios locales cifran como el número 72 del país en un ejercicio poco menos que malabarista dado el convulso pasado de juntas militares, dictaduras y periodos democráticos de El Salvador.

No por ello, el candidato del FMLN, vencedor de los comicios presidenciales del pasado 15 de marzo, dejó de responsabilizar a la "elite dirigente que estuvo hasta hoy en el poder" de la crítica situación económica que vive el país. "Vamos a gobernar en medio de una crisis socioeconómica profunda, una de las más difíciles de nuestra historia", dijo Funes, que días atrás anunció que la proyección económica de El Salvador para 2009 arroja una contracción de un punto porcentual. "Nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos, repito, nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos", subrayó hoy el nuevo presidente.

Funes encuentra un país golpeado por los efectos de la crisis económica, evidenciada en un déficit fiscal estimado en 500 millones de dólares, una caída de sus ingresos por remesas del extranjero entorno al 10 por ciento y una caída de las exportaciones de cerca del 15 por ciento. Incluso, el gobernante ha anticipado que el país tendrá este año un decrecimiento estimado en 1%, contrario a la proyección de crecimiento del 0,5% del Producto Interior Bruto (PIB) que previó el actual Gobierno.