www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Indultos de junio

domingo 28 de junio de 2009, 21:21h
José Tomás indultó un toro en Barcelona. ¡Será casualidad! en ciudad declarada institucionalmente anti taurina. El hecho absoluto, multiplica su valor relativo:

¿Pero el toro fue de indulto?

Pues no hay nada escrito sobre requisitos, al margen de lo reglamentado y su interpretación. Pero vino de perlas: Barcelona y José Tomás lo necesitaban. Era su final de temporada que desde la tarde épica madrileña del 15 J no había reseñado triunfos clamorosos, al uso.

Para muchos que sintetizan y simplifican el toreo a un solo protagonista es lo que importa e interesa. El resto se desprecia y se procura que no haga sombra o quite protagonismo.

El lunes, Ponce indultaba un toro de Juan Pedro en Alicante. ¡Vaya! Alicante, el torito artista de Juan Pedro y el 38º en la carrera del maestro valenciano, y quizá, por todo, se produjo un llamamiento desesperado a la catarsis. Rasgar de vestiduras y lamentos. Otro indulto, (toro de Zalduendo) el sábado en León.

No ocurrió en Granada, hace dos semanas, con el toro de Cuvillo que indultó Luque, quizá porque la preconcepción sobre el protagonismo del festejo era el de Galapagar……………….01.07

Desde hace mucho tiempo el indulto es el signo más elocuente de la subversión de valores en La Fiesta en su acción mutante. Antes la ganadería a lidiar cobraba similar importancia que la terna y se anunciaba con el mismo tipo de caracteres. Ahora no importa. Incluso Victorino no llena si no va arropado de un cartel adecuado. El público quiere toreros y pasa, generalmente, del toro.

Siempre se dijo que para enjuiciar la labor de un torero había que fijarse en el toro. Hace ya demasiado tiempo que es al contrario: se juzga, siempre en segundo plano, a un toro en función del torero. De ahí el indulto, y no es casualidad que Ponce lleve ya 38 en su esportón.

¿Pero el toro fue de indulto?

¡Joder! Que plastas. El toro fue medio toro y medio bravo y tonto total, profundo, de baba. Fueron “las manos” de Enrique Ponce. En Alicante ha habido toros, o medios toros con más fuerza y raza como el quinto de esa tarde y, por ejemplo, el tercero de Manolo González en la última de feria. En Madrid, dentro de una feria mediocre, han saltados toros, toros, bravos y que bien por el prurito intransigente de la plaza o por “las manitas” en que cayeron, ni siquiera se les dio la vuelta al ruedo.

Si bien el indulto de Alicante introduce una variante que tiene precedente en otro indultado por Liria anteriormente: el Presidente se “americanizó” y tan sólo otorgó las dos orejas al maestro indultador. El hombre, al menos, preservó la suerte suprema como reserva espiritual para conseguir los máximos trofeos.

El indulto, como los goles en fuera de juego, sube al marcador –a pesar de la moviola- para gozo de los colores triunfadores y de la “torcida”. Los que se siente perdedores invocan el suicidio colectivo y la satanización del juez.

El indulto tiene la importancia que cada uno le queramos dar. Un lance más de la lidia moderna al que habrá que irse acostumbrando: como los dientes y “los cuernos” duelen de primeras pero luego ayudan a comer.

El público indulta al torero en función de su artístico hacer eximiéndole de la suerte de matar y asegurándose, ello, y al torero, un triunfo grande sin ser castrado por la espada. De paso, el toro gana vivir, el ganadero se cuelga una medalla, se hace una página de publicidad, expande su cuota de mercado y generalmente le echa a padrear. Si por casualidad liga, es un blasón para consumo interno; si no, sirve para el mercado ganadero cambiando el marchamo de desecho por el pedigrí que cotizan distinto.

Si con barba, San Antón; sin ella La Purísima.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.