www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Todavía sin bautizar

La UPC diseña un nuevo material creado con residuos de papel

jueves 02 de julio de 2009, 14:21h
El nuevo material creado a partir de residuos de papel y más resistente podría sustituir a los embalajes de plástico y materiales auxiliares de la construcción.
El proyecto ha sido presentado en el campus de la UPC de Terrassa por la investigadora del Departamento de Ingeniería Química Margarita Calafell y por algunos de los investigadores que han participado en la iniciativa. El nuevo material, que ya ha sido patentado, se ha elaborado a partir de un complejo método que ha desarrollado Calafell y que se basa en reutilizar residuos de papel, que se someten a un tratamiento biotecnológico que aporta unas nuevas propiedades a los residuos, hasta ahora no presentes en este tipo de materiales.

El método aplicado, que la investigadora no ha querido revelar para proteger su patente, consiste en modificar las propiedades químicas y estructurales de los residuos celulósicos que quedan después del proceso convencional para reciclar papel o cartón con los métodos actuales. A partir de aquí se puede crear un material completamente nuevo, con un aspecto similar a un conglomerado, aunque no lo es, y a medio camino entre el cartón y la madera, pero mucho más ligero. "El nuevo material tiene mucha más resistencia que el cartón y es más próximo a la madera, con un recorrido vital más largo, donde la tecnología utilizada en el proceso es la clave de su éxito", ha explicado Calafell.

Este nuevo material, que aún no ha sido bautizado, es más compacto, moldeable, ignífugo, impermeable, resistente y poroso, de modo que podría sustituir a muchos materiales que actualmente son perjudiciales para el medio ambiente o que resultan caros de fabricar. "Se podría utilizar, por ejemplo, como madera para muebles de cocina, que se hinchan fácilmente al entrar en contacto con el agua, o bien para empaquetar objetos o servir de palés", ha agregado la investigadora.

En este sentido, Margarita Calafell apunta que podría llegar a ser un sustituto del "pladur" o del "poliespan" en el sector de la construcción, con lo que su aplicación tendría un fuerte componente dentro del concepto utilizado hoy para levantar paredes. Precisamente la investigadora presentó su producto en la pasada edición de la feria de la construcción Construmat, celebrada en Barcelona, como posible nuevo material. En esa ocasión varias empresas se interesaron por el proyecto.

El interés de la industria es un componente necesario para poder desarrollar el nuevo material, que actualmente se está fabricando como prototipo en la propia UPC. La participación de una empresa externa sería necesaria, entre otras cosas, para rebajar su coste de producción.

En la presentación del nuevo producto se han expuesto varios modelos de este nuevo material, donde se ha comprobado que su aspecto puede cambiar con facilidad y adoptar formas cónicas, de tabla o discos con un grueso variable, dependiendo de la función que se le quiera dar. El proyecto de comercialización dependerá mucho del interés que tengan las empresas externas para poder participar en su producción masiva.