www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

no se podrá decir que ha fracasado

El Gobierno español no se plantea pedir la entrada formal en el G-8

lunes 06 de julio de 2009, 19:05h
Desde el Ejecutivo español, no hay intención de pedirle una invitación para la cumbre que el G-8 celebrará en 2010 en Canadá. "Será Canadá quien decida si nos invita o no" y, si no lo hace, "no se podrá decir que el Gobierno ha fracasado porque no hemos pedido acceder".
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, no se plantea pedir la entrada formal de España en el G-8, a cuya próxima reunión, que se celebrará esta misma semana en la localidad italiana de L'Aquila, ha sido invitado junto a una treintena de países.

Fuentes del Ejecutivo español destacaron que el grupo que reúne a las siete principales potencias económicas (Canadá, Francia, Alemania, Japón, Italia, Reino Unido y Estados Unidos) y a Rusia no cuenta con un procedimiento establecido para integrar a nuevos miembros, ya que no se trata de un organismo o institución internacional.

Los miembros del G-8 tienen la potestad de invitar a sus reuniones a determinados países con los que quieren tratar asuntos de interés, y en este caso ha sido el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, presidente de turno del grupo, quien decidió que España participara.

La de L'Aquila será, de hecho, la primera cumbre del G-8 a la que España acude como país, ya que el ex presidente del Gobierno José María Aznar asistió a la reunión que el grupo celebró en 2002 en Canadá en calidad de presidente de turno de la Unión Europea (UE). Rodríguez Zapatero inaugurará el viernes 10, junto al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la sesión de trabajo que el G-8 dedicará a la seguridad alimentaria, la agricultura y la nutrición.

Desde el Ejecutivo español se considera que esta invitación supone un reconocimiento al "liderazgo" de Rodríguez Zapatero en la lucha contra el hambre y a sus gestiones para lograr una Alianza Mundial.

La próxima presidencia del G-8 recaerá en Canadá, con cuyo primer ministro, Stephen Harper, se reunirá Rodríguez Zapatero en L'Aquila. Sin embargo, según se insistió desde el Ejecutivo español, no hay intención de pedirle una invitación para la cumbre que el G-8 celebrará en 2010 en Canadá. "Será Canadá quien decida si nos invita o no" y, si no lo hace, "no se podrá decir que el Gobierno ha fracasado porque no hemos pedido acceder", subrayaron las mismas fuentes gubernamentales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios