www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El ADN y el celibato sacerdotal

Isabel Gómez Acebo
martes 04 de agosto de 2009, 20:34h
A lo largo de los siglos de cristianismo muchos sacerdotes no fueron fieles a sus votos de célibes lo que no escandalizaba en exceso ya que muchos accedían a las órdenes sagradas sin vocación. Los tiempos han cambiado y lo que antaño fuera admitido hoy está en tela de juicio sobre todo porque las pruebas de ADN no engañan y no pueden pasar por sobrinos los que son hijos biológicos.

El problema es tan serio que el Vaticano está pensando en la posibilidad de que los sacerdotes con hijos los puedan reconocer y dejarles sus bienes en herencia. Es por un lado, una manera de no reducir al estado laical a un porcentaje alto del clero y por otro, una defensa contra posibles pleitos contra la institución lo que la arruinaría en algunas regiones americanas y africanas donde el celibato es peor guardado. Aunque todavía no ha salido la medida y habrá que esperar como viene informada no me parece que resulta suficiente.

¿Qué ejemplo es para la feligresía un padre que sólo reconoce al hijo y no se ocupa de él? La paternidad responsable que defendemos los cristianos exige mucho más que reconocimiento y dinero; pide acompañamiento, dedicación, sacrificio, educación… Incluso pasar por el altar o tomar algún tipo de compromiso.

Resulta curioso que el ADN pueda acabar con el celibato obligatorio, una tradición de la Iglesia que no ha existido siempre y que muchas voces cristianas piden deje de existir. Cuando la filosofía helenista defendía que todo lo que proviene del cuerpo es nocivo, la medida podía tener un sentido que hoy se ha perdido.

Los ortodoxos y protestantes consideran que un ministro casado y con hijos puede estar más cercano a los problemas de la grey que tienen que pastorear. A lo mejor tienen razón.

Isabel Gómez Acebo

Licenciada en Políticas y Teología

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios