www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El subsidio Corbacho

jueves 13 de agosto de 2009, 10:03h
Todo el mundo lo sabía, pero finalmente el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, lo ha confirmado, precisando algunos detalles: el Gobierno aprueba este viernes una ayuda para los parados que se le haya agotado el subsidio por desempleo. Serán 420 euros al mes durante seis meses. A eso se refería Rodríguez Zapatero cuando decía que su gobierno no iba a dejar de lado a los parados.


No se le puede acusar al presidente del Gobierno de no haber dado contenido a sus palabras. Pero sí de desviar el tiro y de llenar con un pequeño parche el gran agujero de su política económica. Pues, ¿de qué sirven poco más de 400 euros al mes durante medio año a una persona que no trabaja y que no tiene otros ingresos? No es que no le vengan bien a cualquiera pero son absolutamente insuficientes.


Pero tampoco se podría remozar esta situación haciendo del subsidio Corbacho un sueldo en toda regla. Porque no es haciendo de los españoles sin trabajo unos paniaguados como se solventa el problema de paro que vive España ni como se resuelve la situación de los ciudadanos sin trabajo, en número cada vez mayor. Por un lado, ni siquiera se refiere al problema de verdad, que es la gran capacidad de nuestra economía de destruir empleo, lo que exigiría una reforma del mercado. Por otro, no resuelve la situación de los afectados. Y por último, envía un mensaje a la vez peligroso y falso: que se puede vivir de una renta pública. Esa situación no es sostenible ni económica ni moralmente.


El Gobierno de Zapatero ha medido bien sus tiempos. Ha aprobado la medida en pleno agosto, un mes que probablemente será otra vez bueno para el empleo, como lo han sido los tres últimos. Pero septiembre volverá a ser negro para el empleo y, cuando todos puedan decirle que su Plan E era caro y efímero, cuando el número de parados de larga duración crezca de modo alarmante, cuando el número de familias sin ingresos provoque el escándalo incluso a los más duros corazones, entonces Zapatero dirá que él hizo todo cuanto estaba en su mano para apoyar a las personas sin empleo ni prestación. Pero el subsidio Corbacho es insuficiente y el discurso de Zapatero está ya demasiado gastado. Tiene que atajar el verdadero problema, si bien su misma ideología y su economía electoral de corto plazo le impide hacerlo. Ese es el verdadero drama de los parados españoles.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios