www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los intelectuales y el poder

Juan Federico Arriola
domingo 23 de agosto de 2009, 14:11h
“El intelectual que calla ante los abusos de los poderosos, traiciona su condición, a sus lectores y sus oyentes.” Octavio Paz.

Los intelectuales han sido durante mucho tiempo perseguidos, humillados o seducidos por el poder. En muchas ocasiones no han sido escuchados. Los casos de Miguel de Unamuno y José Ortega y Gasset en España, o el de Octavio Paz en México son muy gráficos.

Miguel de Unamuno fue crítico tanto de republicanos como de rebeldes. Su experiencia parlamentaria y como rector deben tomarse en cuenta. Sus palabras no deben olvidarse, aquellas que retumbaron en la Universidad de Salamanca como reacción ante el grito perverso de Millán “Mueran los intelectuales, a lo que el pensador bilbaíno contestó “Habéis profanado este sagrado recinto y yo soy su sumo sacerdote. Venceréis mas no convenceréis, porque tenéis la fuerza más no la razón.” De ahí salió muerto en vida. Es muy probable que Miguel de Unamuno haya muerto de tristeza dos meses después al ver cómo se incendiaba su patria.

Cuando leo las páginas magistrales de José Ortega y Gasset y trato de entender su circunstancia, en particular, la guerra civil española y la segunda guerra mundial, comprendo muy bien sus silencios inteligentes ante la necedad de algunos republicanos y la barbarie y la represión franquistas.
¿Por qué Unamuno y Ortega y Gasset no fueron escuchados por sus compatriotas?

El caso de Octavio Paz es diferente. Poeta y diplomático, fue un observador comprometido como diría Raymond Aron , un crítico persistente del viejo sistema político mexicano. Tuvo el valor de enfrentarse al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz en 1968. La matanza de estudiantes en Tlatelolco propició que el poeta abandonara la titularidad de la embajada mexicana en la India. Paz no quería representar a un gobierno que estaba dispuesto a matar estudiantes y peor aún en negar el reconocimiento de la gravedad de los hechos.

Las palabras y los análisis de Paz son necesarios para entender mejor la difícil transición que ha vivido México. La vieja oligarquía que saqueó y oprimió a México no ha muerto. Si de algo es responsable el gobierno de Vicente Fox es haberle quitado la estaca a Carlos Salinas de Gortari, tecnócrata con aires de intelectual que hundió a México en 1994 con una crisis económica severa. Al revivir a Salinas, la democracia mexicana se debilita. Los factores reales de poder con Salinas a la cabeza amenazan con perpetuar los privilegios de unos cuantos y por tanto la pobreza, el desempleo y la corrupción.

Tenía razón el Premio Nobel de Literatura mexicano 1990, el intelectual debe guardar distancia de los poderosos, pero a la vez no debe dejar de hacer crítica, si deja de hacerlo deja de ser intelectual y por tanto útil a la sociedad.

¿Por qué los mexicanos no leemos con más atención a Octavio Paz? Sus libros son como oráculos que nos pueden permitir la iluminación del laberinto mexicano.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios