www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

candidatos a la sucesión cubana

Felipe Pérez Roque, el discípulo aventajado

sábado 23 de febrero de 2008, 22:44h
Ya en diciembre de 2006, Pérez Roque dijo que "seguiremos luchando por las ideas y los sueños a los que Fidel ha dedicado su vida". Ahora, un año y dos meses después sin el comandante al frente, llega el mometo de consumar las palabras de este aventajado alumno del ideario castrista.

Descrito por Granma, el diario de propaganda del régimen cubano, como un "hombre con capacidad para elaborar y exponer criterios propios", Pérez Roque captó la atención del los hermanos Castro cuando era un joven de tan sólo 17 años y ocupaba el cargo de presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios.

Es, dentro del tradicional inmovilismo de la cúpula política cubana, la figura joven que ha establecido un récord de ascenso meteórico. Hasta su nombramiento, no sólo fue el miembro más joven del gabinete cubano, sino que es el único que nació después de la Revolución de 1959.

Nacido en La Habana, el 28 de marzo de 1965, su etapa estudiantil se caracterizó por una activa participación en diversas organizaciones juveniles, lo que lo llevó a formar parte del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Ingeniero electrónico de profesión, Pérez Roque dedicó su juventud a hacerse un hueco en la cúpula del régimen castrista.

Su salto al escenario nacional cubano se produjo en 1986, cuando con 21 años fue elegido Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Siete años después, ya era miembro del Consejo de Estado.

Sin embargo, no fue hasta 1991 cuando pasó a formar parte del Comité Central del Partido Comunista. Entonces, comenzó a trabajar en el equipo de coordinación y apoyo del presidente, a quien ha acompañado en los últimos años de su vida política activa, en eventos internacionales, reuniones, cumbres y visitas oficiales a diversos países.

Su primer viaje como ministro de Asuntos Exteriores de Cuba fue a Caracas, para tratar con Hugo Chávez la posibilidad de cerrar acuerdos sobre combustible y las condiciones de pago de la deuda de 60 millones de dólares que Cuba tenía con Venezuela. Detalles como éste lo han perfilado como el claro sucesor de Fidel.

Fiel a la política exterior de contingencia desarrollada por Castro durante la dictadura frente a la potencia norteamericana por excelencia, ha dicho de Estados Unidos que es un "gigante militar pero un enano moral". Ha descrito la situación de Cuba como de un "país bajo sitio" a causa del bloqueo estadounidense, a la vez que se ha mostrado como un político abierto a negociar en materia económica.

En este sentido, Pérez Roque ha sido el responsable de profundizar en las relaciones comerciales entre Cuba, la República Popular China y la República Bolivariana de Venezuela.

Subraya que la mayor herencia que Fidel ha aportado a los cubanos son sus ideas y ese afán por mantener la unidad tras la Revolución.
En sus principales intervenciones internacionales ha criticado el papel mundial de EEUU, solicitando que retiren a sus tropas de Irak.

También ha solicitado que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas incluya miembros del Tercer Mundo, que todas las naciones cooperen en la lucha contra el terrorismo, y que los países desarrollados asuman la responsabilidad de llegar a un desarme general y completo que incluya las armas nucleares.

Sin embargo, este "animal" político no goza de especial simpatía por parte de la ciudadanía cubana, que lo tacha de oportunista, extremista y falto de carisma.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.