www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

caso benidorm

El papel de la madre de Pajín, "fundamental" en la moción de Benidorm

domingo 27 de septiembre de 2009, 17:30h
EL IMPARCIAL llama al partido de la oposición en el Ayuntamiento de Benidorm, es viernes por la mañana. Coge el teléfono personal del Partido Popular. Apenas cuatro días antes habría que haber marcado el número del equipo de Gobierno para hablar con ellos. Los papeles han cambiado, y en el sentido literal lo han hecho los despachos y los cargos. El pasado martes, Manuel Pérez Fenoll, ahora concejal, fue despojado de la Alcaldía con el voto de un compañero tránsfuga. Responde sereno, voluntarioso y con una bien llevada impotencia. “Estoy tranquilo”, sentencia antes de arrancar la entervista.

El ex alcalde de Benidorm explica que lo ocurrido “es legal, pero deshonesto”. Apunta que “la clave está en Ferraz”, que “ha montado el sainete para que esos señores puedan gobernar”. Asimismo, Pérez Fenoll cree “fundamental en esta historia” el papel de Maite Iraola, madre de Leire Pajín, se muestra convencido de que "nada de esto habría ocurrido si José Luis Rodríguez Zapatero, José Blanco o la propia Pajín hubieran llamado a Benidorm" y se pregunta: “¿Es que (Maite Iraola) no escucha ni a su propia hija?”. El grupo socialista declinó hablar con este periódico para responder a esta y otras cuestiones.

Días antes de que se produjera la moción de censura, Mariano Rajoy y Pérez Fenoll se reunieron durante algo más de media hora, según ha podido saber este periódico, y Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana, se ha preocupado a diario vía telefónica por la situación de sus compañeros. Pero no había nada que hacer. José Bañuls, del Partido Popular, se pasó al otro lado. Ahora es primer teniente de alcalde.

El edil raso Pérez Fenoll, instalándose en la oposición, recuerda cómo los socialistas celebraron con cava “o lo que fuera” y abrazos el haber arrebatado un Ayuntamiento gracias a un concejal díscolo, pero mira adelante. “Haré una oposición leal, honrada, pero como sé que mienten más que hablan, fiscalizaremos cada uno de sus pasos”. El objetivo es claro: quiere recuperar en las urnas lo que un sistema “bueno pero imperfecto” le ha quitado.

El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, junto a la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado. Efe

El Pacto Antitransfuguismo
Conocido como Acuerdo sobre un código de conducta política en relación con el transfuguismo en las corporaciones locales, el Pacto, rubricado en 1998, ha estado salvaguardado por distintos ministros a lo largo de estos once años: Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Jesús Posada, Javier Arenas, Julia García-Valdecasas y Elena Salgado en el Ministerio de Administraciones Públicas y, en la actualidad, es Manuel Chaves, titular de Política Territorial, quien acapara las competencias en su departamento.

Ha sido Manuel Chaves quien ha recogido el guante de la actualidad y ha comparecido en la última semana para avanzar que convocará una reunión de la Comisión de Seguimiento del Pacto. Fuentes de Política Territorial confirman que Chaves se ha puesto manos a la obra y ha comenzado la ronda de contactos para fijar una fecha con los distintos partidos firmantes.

Desde que el Pacto vio la luz, la Comisión se ha reunido en veinte ocasiones, en las que han abordado 522 posibles casos de transfuguismo. De ellos, 178 han sido confirmados -el 34 por ciento- y, por tanto, condenados. Cuando se produce discrepancia entre los partidos, tiene la palabra una comisión de expertos, constituida en 2006 y que ha recibido 35 casos hasta la fecha, 12 de ellos aún pendientes de resolución.

Agustín Navarro recibe la felicitación de su compañera Maite Iraola, madre de Leire Pajín, tras ser investido alcalde de Benidorm después de la moción de censura contra el popular Manuel Pérez Fenoll. Efe

¿A qué obliga el Pacto?
El texto del acuerdo comienza aludiendo al artículo 140 de la Constitución, que se refiere a la elección de los concejales en los municipios por parte de los vecinos del mismo mediante sufragio universal, igual, libre, directo y secreto. A continuación, antes de entrar en detalles, explica que la intención de este código de conducta política es “eliminar los efectos perversos de esta práctica”.

El artículo segundo establece que “los partidos se comprometen a rechazar y no admitir en su grupo político a un concejal integrado en la candidatura de otra formación, mientras mantenga el cargo conseguido en su partido original”. Más adelante, en el tercero, el documento habla de “aislamiento” de los concejales tránsfugas en el Ayuntamiento, pasando a ser “no inscritos” y sin poder gozar de los “recursos económicos y materiales puestos a disposición de los grupos políticos de la corporación”. En el quinto, el texto invita a los firmantes a expulsar al tránsfuga de sus filas y a recoger este extremo en los estatutos del partido.

Las reuniones de la Comisión de Seguimiento se han venido produciendo, generalmente, cada julio y diciembre –dos anuales-, y sus consecuencias son aquellas que quiera adoptar el partido con respecto al tránsfuga, ya que el máximo castigo de los congregados del Pacto es la condena. Efectivamente, si la Comisión declara un caso de transfuguismo y no hay consecuencias negativas con respeto al “no inscrito” y a los beneficiarios de la jugada política, el acuerdo se puede dar por inútil.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios