www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Debate íntegro

Comienzo del debate

martes 26 de febrero de 2008, 01:48h
RAJOY: Buenas noches ¿A ustedes qué les parece? ¿Estamos mejor que hace cuatro años? Depende de a quién le hagamos la pregunta, si se la hacemos al señor Zapatero, nos dirá que estamos en el mejor de los mundos, pero si se la hacemos a la gente, algunos nos dirán que hay cosas bien, otras regular y que en los últimos tiempos hay cosas que están mal y otras que están muy mal.

Eso se comprende, porque en los últimos tiempos han subido los precios, las hipotecas, vuelve el desempleo y hay muchos españoles que tienen muchas dificultades para llegar a fin de mes y tienen que apretarse, y mucho, el cinturón.

¿Cómo se puede decir que España está muy bien? ¿En qué otras materias de las verdaderamente importantes estamos bien? ¿En vivienda? ¿En educación? Estamos a la cola de Europa, según dicen los organismos internacionales. ¿En inmigración? Toda Europa ha protestado por el desorden que provoca este Gobierno. Y nosotros lo sufrimos.

¿En seguridad? La inseguridad ciudadana crece de una manera alarmante e importamos delincuentes, organizados en bandas muy violentas.

¿Qué es lo que ha hecho el señor Zapatero a lo largo de estos cuatro años además de discutir la nación y entretenerse con la Alianza de Civilizaciones, la memoria histórica u otras cuestiones?

Ha hecho dos cosas y las dos las ha hecho mal: la estructura de España y los tratos con ETA. Ha querido modificar por su cuenta el modelo de Estado y ha querido negociar con los terroristas por su cuenta. Ambas operaciones le han salido mal. Ninguna de esas dos cosas contaba con el apoyo de los electores, porque no figuraban en su programa electoral.

Lo ha hecho sin encomendarse a nadie. Por eso, para salirse con la suya, necesitó romper todos consensos de la Transición, incluido Pacto contra el Terrorismo, para no tener testigos. Necesitó mentir a los españoles sobre lo que estaba haciendo y dividir a la opinión pública para silenciar cualquier protesta.

Ningún gobernante ha sembrado en la historia de la democracia moderna tanta tensión y tanta cizaña a la vez que hablaba de entendimiento, de talante y de convivencia. Ninguno ha transmitido a los españoles una sensación comparable de falta de rumbo, de improvisación y de vivir pendientes de la ocurrencia cotidiana. El señor Zapatero no estará de acuerdo conmigo. Espero que él exponga sus razones y no me critique a mí, que es lo que hace habitualmente. Él es el que ha estado gobernando en España.

Yo les voy a decir de verdad cómo veo las cosas. Voy a aportar mis soluciones que pasan por un cambio de gobierno. Esto no lo puede remediar quien lo ha causado. Vamos a elegir entre seguir dando bandazos o corregir rumbo. Yo voy a proponerles un camino y la decisión es de ustedes.



ZAPATERO: Buenas noches, me alegro que por fin tengamos este debate, mi satisfacción no es por mí mismo, sino por los ciudadanos que van a poder contrastar esta noche dos proyectos políticos bien diferentes.

Curiosamente, es la primera vez que en los treinta años de democracia comparecemos como candidatos a la Presidencia del Gobierno dos personas que han estado en el Gobierno y en la oposición. Por tanto, se nos va a poder examinar no sólo por lo que decimos, sino también por lo que hemos hecho en el Gobierno y en la oposición.

Por mi parte, vengo a pedir el respaldo para un proyecto que está en pleno desarrollo, un proyecto ambicioso para España, que necesita cuatro años más, un proyecto para una España próspera y decente.

España es un país se ha convertido en la octava potencia económica del mundo. Hemos superado en renta per cápita a Italia. Es un país que atiende a los jóvenes, que ha creado tres millones de empleos en esta legislatura, más de la mitad para las mujeres, un país que apoya a los mayores. En este periodo, hemos subido las pensiones mínimas un treinta por ciento, la mayor subida de pensiones en una legislatura en la democracia. Un país que defiende a las mujeres, con la histórica Ley de Igualdad. Un país que se preocupa por atender a las personas que no pueden valerse por sí mismas, con la Ley de la Dependencia. Un país que ha trabajado con diálogo social. Hemos tenido el periodo de menos huelgas de la democracia. Un país que apoya a los más necesitados con el brazo de la sanidad pública, de la educación pública y de la seguridad pública.

Esta es la tarea que hemos hecho. Hemos trabajado con firmeza, con convicción y con humildad. Y hemos tenido que superar obstáculos. El principal obstáculo ha sido una oposición, que desde el primer día no aceptó el resultado electoral, que ha practicado el insulto personal, usted mismo señor Rajoy, que es una barrera que no se puede traspasar en democracia. Que ha crispado, que ha enfrentado a ciudadanos de unas comunidades con otras, que se ha movido entre la mentira y la exageración, que no ha dado respaldo al Gobierno en ninguna de las grandes cuestiones de Estado. Que no ha dudado de utilizar el terrorismo con fines partidistas, que no ha dudado de utilizar el dolor de las víctimas, una oposición que ha establecido la crispación y la división.

La disyuntiva en las próximas elecciones es: diálogo o confrontación. Aquellos que buscamos soluciones o quienes fabrican problemas. Aquellos que desde el poder servimos a los ciudadanos y aquellos que han intentado utilizar a los ciudadanos para llegar al poder.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.