www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A días de las elecciones generales

Uruguay alza la voz para extinguir la “Ley de Caducidad”

miércoles 21 de octubre de 2009, 11:37h
El eco de los hijos de los desaparecidos de la dictadura uruguaya, están comenzando a agrietar los muros del silencio y la negación que supone la “Ley de Caducidad”, un decreto que impide el enjuiciamiento de los militares implicados en crímenes de lesa humanidad durante el brutal régimen militar que imperó en el país suramericano entre 1973-1985.
A escasos días de celebrarse los comicios generales en Uruguay, el país vive imbuido en un ambiente que va más allá de lo electoral. Y es que en la jornada del próximo domingo 25 de octubre, los uruguayos no sólo van a elegir a un nuevo presidente que sucederá en el cargo a Tabaré Vázquez, sino que también se van a encontrar con el dilema de votar por el “sí” o el “no” que anularía o mantendría en vigencia la Ley 15.848, mejor conocida como la “Ley de Caducidad”. Una medida legislativa aprobada en 1986 durante el gobierno democrático de Julio María Sanguinietti, que ha sido el principal foco de polémica dentro de la opinión pública uruguaya en los últimos 23 años.

Macarena Gelman, nieta del laureado poeta, Juan Gelman y uno de los símbolo de los niños de la “Operación Cóndor”; es la punta de lanza que encabeza la campaña que están llevando a cabo los hijos de los desaparecidos de la dictadura para que dicha ley sea derogada. Juzgar a los responsables de la pérdida de sus padres ha sido la principal misión miles de hombres y mujeres en Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia y Paraguay, que buscan hallar las respuestas de una vida usurpada, a través de la asociación Hijos de Detenidos Desaparecidos (HIJOS).

“Si no entendemos que lo que nos pasó, nos pasó a todos, por lo menos habría que ponerse en el lugar de quienes nos pasó”, así recogía el diario Observa de Uruguay las declaraciones de Macarena Gelman, tras conocerse el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que inhabilitó la aplicación de la controvertida Ley a los imputados del caso de la profesora Nibia Sabalsagaray, una militante comunista que murió torturada 1974.

Asimismo, Gelman, aseguró que la medida es “un punto de partida” y “un antecedente más que importante”, en un momento histórico en donde “todas las partes del Estado están en consonancia con el tema”.

Por su parte, Victoria Julien, otra integrante de HIJOS, señaló que "anular esta ley tiene que ver con la solidaridad, es una oportunidad para reivindicar a nuestros padres y a la sociedad", y añadió de que si la iniciativa era aprobada el próximo domingo, el gesto del electorado será interpretado como un “cambio cultural” en el país.



Opiniones encontradas

A pesar de que reina un aura de consenso en cuanto a la continuidad de la Ley 15.848, los partidos de oposición de Tabaré Vázquez, como el Partido Nacional y el Partido Colorado, consideran que el Frente Amplio; plataforma política del actual Gobierno que parte como favorita para los comicios del próximo domingo; se vale de la situación para favorecer izquierda uruguaya en sus aspiraciones de hacerse de nuevo con el poder.

Asimismo, la ex presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento del Mercosur, Adriana Peña, cuestionó el momento de la decisión de la Corte Suprema sobre el caso Sabalsagaray, por considerar que en el mismo "se mezclaron aspectos políticos en el fallo", debido a que coincide con las elecciones y con el plebiscito sobre la polémica Ley.

“El último (día) 20 con ley de impunidad”

Entre tanto, en la noche del lunes, miles de uruguayos salieron a las calles portando el lema “El último (día) 20 con ley de impunidad” para apelar por la anulación de Ley de Caducidad, también conocida por sus detractores como la “Ley de Impunidad”.

Luciendo ropas y pancartas con el tono rosa del “sí”, diferentes organizaciones sociales y políticas, sobre todo de representantes del partido Frente Amplio, marcharon en los puntos más céntricos de Montevideo, para invitar al electorado a que sentencie en las urnas el fin de dos décadas de silencio y enajenación de las atrocidades cometidas durante la dictadura.

Este domingo se sabrá si la polémica ley tendrá “fecha de caducidad” o permanecerá como un recuerdo permanente de esa pausa incómoda que a veces supone esquivar las responsabilidades históricas de un pasado que pesa sobre los hombros y la conciencia de miles de uruguayos que no cansan de invocar una sola palabra: justicia.