www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

el imparcial entrevista a iñaki oyarzabal, secretario general del pp vasco

"Con los socialistas tiene uno que curarse en salud cuando habla de confianza"

domingo 08 de noviembre de 2009, 10:47h
Iñaki Oyarzabal es el puente entre el Partido Popular vasco y el Gobierno de Patxi López y uno de los padres del pacto constitucionalista en el País Vasco. Sobre el papel, secretario general y mano derecha de Antonio Basagoiti. EL IMPARCIAL habla con él en el lujoso Hotel Urban, frente al Congreso de los Diputados. Elegante y sereno, Oyarzabal analiza la actualidad política con esperanza pero también con reservas porque "con los socialistas tiene uno que curarse en salud cuando habla de confianza". Además, se muestra más que crítico con el PNV por la "red que ha tejido durante los últimos 30 años". Afirma que los nacionalistas "están dando el espectáculo".
El PP vasco en Madrid, ¿cómo son recibidos?

Tenemos una relación fantástica y mantenemos una comunicación muy estrecha. Recibimos permanentemente el apoyo de Mariano Rajoy y él sabe que cuenta con el nuestro.

¿En qué han cambiado sus funciones como secretario general y 'número 2' de Basagoiti desde la constitución del nuevo Gobierno vasco?

Estoy tratando de que en esta nueva etapa crezcamos más, porque soy de los que piensa que este partido es útil en la medida en la que sepa crecer y convencer a otras personas. Por eso, desde que Antonio Basagoiti preside el partido, estamos intentando transmitir esa idea. ¿Cuál es mi función? Junto con Antonio, la de interlocutor directo con el Partido Socialista. Mantengo una buena relación con Rodolfo Ares y con los principales dirigentes del Partido Socialista. Intentamos ser útiles.

¿Se sienten en el poder?

No, en el poder en el País Vasco están los socialistas, si bien ahora tenemos mucha más capacidad de influir. Nosotros fuimos muy claros, no exigimos poder a cambio de que las políticas pudieran convencer a quienes confiaron su voto al Partido Popular. Mucho más importante que el poder era cambiar las políticas en educación, en materia antiterrorista o que nuestro papel en los Presupuestos del País Vasco hiciera que no se parecieran a los de Zapatero.

¿Funciona el matrimonio?

Sabiendo que con los socialistas tenemos que andar siempre con cierto tiento, creo que podemos estar satisfechos, pero es verdad que nos han defraudado en algunos compromisos en los que no han sabido dar el paso. El Partido Socialista trata de quedar bien siempre con el nacionalismo, parece que no acaba de encontrar su sitio en la nueva etapa y nosotros intentamos empujar en la nueva dirección.

¿Son una oposición dentro del Gobierno?

Estamos en la oposición, pero tenemos un acuerdo con el Gobierno para sostenerlo, intentamos dar un apoyo responsable para que el acuerdo tenga continuidad en el tiempo, porque para cambiar 30 años de políticas hace falta tiempo. Nuestro apoyo es condicionado y exigente.

Iñaki Oyarzabal habla con EL IMPARCIAL en el Hotel Urban de Madrid. Manuel Engo

¿Se les conoce mejor ahora?

Estoy convencido. Además, se nos percibe de otra manera. Hemos pasado unos años en los que estábamos muy aislados, con una incapacidad manifiesta para poder hablar con los demás. Ahora estamos en situación de poder explicar mejor nuestro proyecto y trasladar nuestra idea de España en el País Vasco.

Hace pocas fechas, el Grupo Popular rechazó admitir a trámite el blindaje del Concierto Económico, y los diputados vascos "díscolos" en esa votación serán sancionados. ¿Cómo lo acogieron?

Hemos defendido desde el año 80 la misma posición. El Concierto es un instrumento que tiene encaje dentro de la Constitución y que representa lo que es parte de nuestra singularidad dentro de España. Ahora, se trataba sólo de equiparar esas normas fiscales con las demás, pero se ha vendido como un órdago nacionalista, como un chantaje a los socialistas en pleno debate presupuestario, y eso hace que las comunidades vecinas lo entiendan como una agresión. Tenemos que hacer más pedagogía, no todo lo que viene de los nacionalistas tiene necesariamente que ser malo. El PNV ha sido el mayor enemigo del Concierto, que siempre ha sido una bandera del centro-derecha en el País Vasco. En definitiva, no tenemos que renunciar a él porque el PNV esté de acuerdo.

Antonio Basagoiti dijo: "Que blinden el Concierto o que se presenten ellos en Euskadi". ¿Es reversible la situación?

Sí, porque lo que hubo fue una toma en consideración. Ahora tenemos que explicarlo para que, por parte de La Rioja, por parte de Castilla y León o por parte de Cantabria, no se tenga esa animadversión hacia las normas fiscales vascas. Además, podemos demostrar con datos que no es verdad que este tipo de capacidad fiscal pueda hacer que la capital de La Rioja o de Castilla y León venga al País Vasco. Lo que ha ocurrido todos estos años es lo contrario, que empresas vascas, capital vasco, se instalan en La Rioja en la frontera con Álava, o sea, al revés, que las circunstancias han hecho que el capital vasco salga huyendo a las comunidades limítrofes.

¿Merma lo hablado la influencia que están ganando?

Esperamos que no pero, efectivamente, nuestra obligación es tratar de que se entiendan estas cosas en Madrid. Creo que Rajoy tiene una enorme sensibilidad por lo que significa la defensa del Concierto Económico y la singularidad del País Vasco frente a los que quieren romper y caminar en otra dirección.

¿Cómo valora los Presupuestos acordados en Madrid entre socialistas y nacionalistas?

Nos parece que los Presupuestos son un desastre. Como decía Antonio Basagoiti, no me choca que el PNV los apoye, porque son un desastre para España. Resulta lamentable y triste que el PNV sea capaz de apoyar unos Presupuestos que sabe que son perjudiciales para el interés general, que sabe que perjudican a las clases medias, a los trabajadores, a los autónomos y que lo único que van a generar es paro y desconfianza en las empresas.

Iñaki Oyarzabal habla con EL IMPARCIAL en el Hotel Urban de Madrid. Manuel Engo

¿Cuál es la actitud del PNV en el País Vasco?

Está dando el espectáculo. Un día se va a manifestar con el entorno etarra y del brazo de los batasunos, al día siguiente vota en Madrid los Presupuestos de Zapatero y al siguiente se niega a ir al acto de celebración del Estatuto y deja plantado al lendakari. En PNV está dando bandazos porque no ha encontrado su sitio. Nosotros tenemos que ocupar un lugar que está abandonado el PNV, el Partido Popular puede sintonizar con una parte del electorado del PNV que responde a criterios de centro-derecha. Creo que hay una parte del electorado el PNV que está asombrado y escandalizado por la deriva del partido.

Los Presupuestos vascos llevan el sello del Partido Popular. ¿Cual ha sido la aportación?

Hemos exigido un esfuerzo muchísimo mayor para reducir el gasto público. Mientras Zapatero aumenta el gasto corriente en un 16 por ciento, nosotros nos hemos comprometido a que haya una reducción cercana al 12. Segundo, controlar y contener la deuda. Lo que no podemos es endeudar -algo que le gusta a los socialistas-, nos hemos opuesto a que hipotequen el país. Va a ser una deuda importante, pero hemos contenido los parámetros en los que pretendían moverse los socialistas y hemos conseguido que las inversiones vayan directamente a generar empleo. En el plano político, el sello del PP es que este año no habrá una sola peseta para presos ni para asociaciones del entorno etarra y se mirarán con lupa otras subvenciones que al final han ido a parar al mismo mundillo.

¿Cuál es el papel de la educación?

Fundamental. Vamos a terminar con la discriminación que había en los conciertos educativos y a acabar con los privilegios en las ikastolas. Hasta ahora, las privadas estaban sobrefinanciadas y, en cambio, se discriminaba a los colegios concertados que ofrecen el modelo A en castellano. La impronta del Partido Popular en estos Presupuestos va a ser la educación, es la única forma de salir de ésta. En unos Presupuestos que van a ser restrictivos, el montante de educación, formación e investigación va a crecer.

¿Es más rápida la acción conjunta de la Policía y la Justicia que la regeneración etarra?

Se están dando pasos en la buena dirección, pero para luchar contra Eta también es muy importante adoptar medidas en relación con la financiación o el tratamiento a su entorno, es vital para terminar con la cantera el cambiar la percepción de todo este mundo desde la escuela, hay que incidir ahí. Es inadmisible que los últimos datos sociológicos apunten a que más del 15 por ciento de los jóvenes vascos justifica la violencia, es terrorífico. El nacionalismo ha utilizado la educación y, dentro del nacionalismo, los más radicales han sabido ganar terreno en los últimos años y utilizarla como un medio para la manipulación política.

Los políticos están en el punto de mira desde los últimos casos de corrupción destapados. ¿Ser político en el País Vasco es diferente?

Ser político en el País Vasco no, porque ser político del PNV en el País Vasco te facilitaba mucho la vida. He conocido a muchos del PNV y no conozco a ningún hijo o familiar que esté en el paro. Siempre han encontrado fácil las oportunidades, siempre han tenido una buena salida profesional. En cualquier actividad privada, significarte a favor del PNV te beneficiaba profesionalmente. En cambio, hacerlo como próximo al Partido Popular, todo lo contrario. Quien está en política en el País Vasco en el Partido Popular es una persona que está arriesgando mucho para defender unas ideas. Por supuesto que nos quedan muy lejos todas esas cosas que se escuchan por ahí de quienes entran en política para aprovecharse.

Iñaki Oyarzabal habla con EL IMPARCIAL en el Hotel Urban de Madrid. Manuel Engo¿Su vida es normal?

Si tenemos en cuenta que tengo que llevar a dos guardaespaldas desde que me levanto hasta que me acuesto… No, no es normal, y trato de que eso me condicione lo menos posible.

¿Se siente amenazado?

Siento miedo por muchas personas que se encuentran en peores condiciones que yo, cargos del Partido Popular que viven situaciones muy complicadas en sus pueblos, que dan la cara en ayuntamientos muy complicados donde Batasuna y el nacionalismo más intolerante campan a sus anchas. Un concejal de pueblo no vive de ello, tiene que trabajar y además dar la cara por el partido. Me preocupan ellos, cómo se puedan sentir.

¿Qué ha cambiado desde las elecciones en este sentido?

Tenemos a muchos concejales muy solos en sus ayuntamientos, algunos que lo están pasando muy mal en Guipúzcoa, no saben ni quién les ha votado porque nadie se atreve a decirlo. Los que trabajamos con Antonio Basagoiti estamos muy contentos porque acuden a los actos de partido en los que nos reunimos y nos dicen que están de acuerdo con lo que estamos haciendo.

Aitor Esteban, 'número 2' del Grupo Vasco en el Congreso, dijo a este periódico hace pocas semanas que el pacto PSE-PP en el País Vasco durará lo que quiera Génova.

Espero que un acuerdo de esta magnitud sea de largo alcance, sería una pena que después de 30 años de nacionalismo no seamos capaces de articular una mayoría estable que pueda enderezar la situación política. Por mucho que discrepemos de los socialistas, hay cuestiones fundamentales que son previas a nuestras diferencias y que nos unen, como terminar con esta red que ha tejido el nacionalismo para controlar el país. El PNV intenta controlar, y no sólo en el aspecto político y económico sino también a través de las empresas o de las asociaciones de ámbito cultural o deportivo. Hay que terminar con esa red de poder y clientelismo tejida durante los últimos 30 años en el PNV.

¿Se fía de López?

Con los socialistas tiene uno que curarse en salud cuando habla de confianza, pero creo que López también tiene claro que el éxito de su Gobierno depende de este acuerdo. Si no, sería un paréntesis. No creo que López quiera ser un paréntesis en la historia del País Vasco porque, si esto no funciona, volverán los nacionalistas para mucho tiempo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios