www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

todo apunta a que se presentará a las elecciones de 2012

¿Qué le depara el futuro a Sarah Palin?

martes 08 de diciembre de 2009, 12:36h
Un año después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos la ex candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos, Sarah Palin, continúa siendo noticia
En los últimos días, en los medios estadounidenses se empezó a especular con la posibilidad de que Palin se convierta en la sucesora de Oprah Winfrey, en The Oprah Winfrey Show, que lleva más de veinte temporadas en antena y que también es producido por la actual presentadora. Todo empezó hace algunas semanas, cuando Palin acudió a este programa con objeto de hablar de su libro, que significó un aumento significativo de la audiencia y que desde ese instante se empezara a comentar la opción de que la ex gobernadora de Alaska se hiciera cargo del programa por su “efecto mediático”. Según informaron varios medios norteamericanos, además de los beneficios, esta opción permitiría a Winfrey, que está muy involucrada en la reelección de Obama en 2012, sacar a Palin del mundo de la política e imposibilitar así su candidatura a los comicios.

“Esa posibilidad fue una simple estrategia para relanzar su popularidad”, reconoce Juan Pablo Barrientos, corresponsal de en Washington de la Radio Fm de Colombia, en declaraciones a EL IMPARCIAL. Asimismo, el periodista colombiano reconoce que es muy difícil que una dirigente republicana ocupe el lugar de una persona que apoya a Obama y que es “muy respetada por el público demócrata en Estados Unidos”.

El pasado verano, días después de que se conociera la noticia de que Palin abandonaba su cargo en Alaska, ya se especuló con una situación similar. El rotativo británico The Sun, publicó una información en la que anunciaba que la ex candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos estaba estudiando la posibilidad de presentar su propio programa de televisión, iniciando así una nueva etapa en su vida, que ya vivió en los años ochenta cuando ejerció el periodismo llegando incluso a presentar los deportes en una televisión local.

En los últimos 18 meses Sarah Palin se ha convertido en uno de los personajes más mediáticos del país norteamericano. Desde que John McCain la seleccionara como su ‘número dos’, Palin ha sido portada de todos los medios de comunicación en numerosas ocasiones, tanto por ser una persona que no tiene tapujos para decir lo que piensa como por sus numerosos errores. Y es que en la pasada campaña electoral no tuvo ningún reparo en acusar a Obama de “relacionarse con terroristas dispuestos a atacar EEUU” o dejar abierta la posibilidad, a diez días de los comicios, de presentarse en 2012 liderando al partido republicano. También, en apenas tres meses en la opinión pública, escándalos como el embarazo de su hija adolescente (se llegó a decir que su último hijo no era suyo sino de su hija) o el abuso de poder del que le acusó un comité de Alaska (le culparon del despido de un comisario que se había divorciado de su hermana), sobrepasaron las fronteras estadounidenses y estuvieron en boca del mundo entero.

De este modo, se ganó la enemistad de varios de sus compañeros de partido que se quejaron de que “va por libre” y de que era “una diva”. Aunque no todos opinaban lo mismo y varios representantes del partido republicano estadounidense se han deshecho en elogios hacia ella en más de una ocasión. Un experimentado republicano como Jim Unzo, miembro del equipo de George H. Bush, la consideró durante la campaña electoral como la “nueva Reagan”. Por su parte, John McCain, uno de los que más ha apostado por ella, resaltó su capacidad “para encender a las masas”. Por ello, no es de extrañar que a día de hoy esté la primera en la lista de favoritos para ganar las elecciones primarias del partido republicano en Estados Unidos y ser en 2012 la aspirante a sacar a Barack Obama de la Casa Blanca, ya que además de su capacidad para llegar al público, cumple requisitos esenciales para diversos sectores del partido republicano como son su postura en contra del aborto y del matrimonio entre homosexuales. Además hace unos meses fue preguntada por esta opción y respondió que “Si la gente me quiere, lo haré”.

“Del partido republicano se puede esperar cualquier cosa, como que George Bush fuese elegido en dos ocasiones o que Palin sea ahora la gran favorita para ganar las primarias”, asegura el corresponsal Juan Pablo Barrientos, en declaraciones a este periódico.

En una encuesta conjunta del Washington Post y de la cadena ABC, realizada los días previos a la publicación del libro de la ex candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos, señalaba que un 43 por ciento de los consultados mostraba una opinión favorable a ella, mientras que un 52 por ciento estaban en contra. Pero lo más importante es que un 60 por ciento de los participantes opinaban que no estaba capacitada para pelear el puesto de la Casa Blanca en 2012. De hecho, un 53% recalcó durante el cuestionario que no le votaría en unos comicios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios