www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Desde el mundo entero, desde Mexico: Haiti

Beatriz Reyes Nevares
domingo 24 de enero de 2010, 17:37h
Esclavizado, colonizado, explotado hasta el hartazgo. Asentado en la isla La Española, que destino tan distinto al de la República Dominicana, ahora de moda y residencia de artistas y cantantes. Padecieron ambos países dictaduras feroces, pero los Trujillo pese a todo no fueron Papá Doc, ni Baby Doc.

Los tonton macoutes, la miseria, la falta de lo más elemental.

El sincretismo de las religiones. Analfabetismo, falta de todo, durante siglos. No ha habido jamás infraestructura, explotación sí, que lo digan los franceses, tan indignados hoy. Pobreza ancestral.

Los pobres de los probres se han dicho en todos los idiomas adjetivos superlativos que no llegan a describir a cabalidad lo sucedido.

Las imágenes estremecen hasta a los más duros. El dolor inmenso de ese pueblo. Los cambios que tampoco se darán, ni en cinco, ni diez años. Están inmersos no solo en la miseria extrema, están como zombies en el caos.

Pululan frente a los cadáveres los críos, que son un porcentaje enorme quedan huérfanos. Posiblemente sin ningún familiar, nunca tendrán futuro.

No lo tienen.
Sin embargo no es solución fácil, así lo advierte la UNICEF darlos en adopción a extranjeros. Hay otros riesgos. La pederastia, la pornografía infantil, el tráfico. Tienen primero que tratar de saber con exactitud cifras reales. Buscar abuelos, tíos, hasta vecinos, serían preferibles a sacarlos de sus raíces.

Los que fallecieron. Los que quedan. Cómo, cual es la situación real. Tomarse las cosas en serio y no precipitarse enmedio de este escenario tan convulso.

El mundo ha cambiado no es lo mismo la Guerra Civil Española, el General Cárdenas, Doña Amalia y los Niños de Morelia. Ni México respecto a Chile en 1971.
La generosidad del mexicano, pese a los avatares no se quebranta. En el estadio de Ciudad Universitaria antes del futbol, en la Cruz Roja Mexicana, dirigentes, voluntarios como "Nanny" como el Comandante, los boy scouts, los propios policías y agentes de tránsito, organizaban y muy bien colas de automóviles, de personas de todas las clases sociales llevando, mucho o poco, pero de todo corazón. Los invaluables topos y ni que decir sobre todas las cosas el Ejército y la Marina de México, al pie del cañón.
Así es nuestra identidad, nuestro modo de ser. Afortunamedamente son pocos los egoístas.

El recuerdo vivo del 19 de septiembre de 1985 está en nuestros adentros.

Ya lo sufrimos
Nos ayudaron y mucho
Ahora nos toca hacerlo.

Para el gran periódista Carlos Loret de Mola por sus crónicas y a sus compañeros.

Beatriz Reyes Nevares

Periodista y analista política

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios