www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A un mes del sismo

Las lluvias inundan de pánico Puerto Príncipe

viernes 12 de febrero de 2010, 12:39h
A un mes de terremoto que devastó a Puerto Príncipe, los haitianos ahora tienen que lidiar con las lluvias que amenazan con caer sobre una ciudad que en los últimos 30 días le ha tocado sobrevivir entre los escombros.
Sin sobreponerse al terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter que lapidó una de las capitales más pobres y marginadas de América, dejando a sus espaldas un saldo de 230.000 muertos, la naturaleza les vuelve a jugar una mala pasada a los habitantes de Puerto Príncipe ante la proximidad de la temporada de lluvias que anualmente se pasa por el país caribeño.

Es por ello, que la organización internacional Oxfam, advierte del peligro que estos los aguaceros pueden ocasionar mayores daños a las precarias condiciones sanitarias en los que actualmente se encuentran los haitianos, debido a la amenaza de que se desencadene una epidemia de enfermedades virales a causa del temporal. Según el director de esta ONG en Haití, Marcel Stoessel, yace el temor de que se incrementen los casos de diarrea y de otras enfermedades generadas por el consumo de agua, a causa de la combinación de “un sistema de alcantarillado deficiente, la insuficiencia de letrinas y la superpoblación”. Todo esto sumado, a que la poca infraestructura que poseía esta ciudad antes del sismo, quedó hecha ruinas el pasado 12 de enero.

PIE DE FOTOPor lo que los campamentos improvisados para alojar a las personas que perdieron sus casas en el terremoto se encuentran entre las zonas de riesgo por las lluvias; razón por la cual, Oxfam advierte de que éstos deben ser habilitados lo antes posible para que puedan soportar el temporal que llegará en un mes y medio. Sin dejar a un lado, las miles de personas que todavía duermen en las calles de Puerto Príncipe.

Una cadena de infortunios que se adhieren a las dificultades diarias que han tenido que sortear la población haitiana y los organismos internacionales para intentar de recuperarse de los duros estragos del terremoto, que van más allá de la tristeza, el hambre, la angustia y la desesperación de sus víctimas, quiénes han terminado siendo objeto de las mafias del crimen organizado, dedicadas al contrabando y al tráfico humano, que se han visto aupadas por el caos, la falta de institucionalidad y el exceso de dependencia que tiene el Estado hacia los organismos internacionales, tal como lo señaló el secretario general Adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, John Holmes.

Para ello Holmes asegura que la ONU alentará a crear una “alianza seria” de seis a diez años en favor de la reconstrucción de Haití, pero de “ninguna manera” se permitirá que la ayuda que se brinda a ese país se traduzca en dependencia como sucedía antes del terremoto, debido a que esto puede suponer “la oportunidad de reconstruir mejor el país, sus instituciones, la sociedad civil y el sector privado”, señaló.

Al mes de cumplirse el terremoto que le abrió los ojos al mundo sobre la realidad de Haití, la comunidad internacional continúa volcando sus esfuerzos para ayudar el pueblo haitiano. Esta semana la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aprobaron un fondo de 300 millones de dólares para el país caribeño.

Asimismo, la Comisión Europea enviará 90 millones con el propósito de asegurarle un techo a las víctimas del terremoto antes de que se inicie la temporada de lluvias, a la vez que el Gobierno de Estados Unidos anunció que continuará prestando asistencia el tiempo que sea necesario. Una misión que hasta la fecha, ha supuesto 523 millones de dólares en asistencia humanitaria y 1.300 soldados.