www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En su última visita como mandatario

Lula viajará a Cuba para despedirse de su "amigo" Fidel

martes 23 de febrero de 2010, 11:02h
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llegará a última hora del martes a Cuba para despedirse como mandatario de su colega Raúl Castro y de su hermano y antecesor Fidel, a quien califica de "viejo amigo", informaron fuentes brasileñas.
Lula dejará el poder el 1 de enero próximo, tras 8 años como presidente, y su visita a la isla gobernada por los Castro desde hace 51 años forma parte de una gira que empezó el domingo en México e incluye además a Haití y El Salvador. El general Raúl Castro y Lula coincidieron en Cancún, en una cumbre del Grupo de Río que analiza la creación de un nuevo organismo continental, paralelo a la Organización de Estados Americanos (OEA) pero sin Estados Unidos ni Canadá.

Las citas de Lula con los Castro están fijadas para el miércoles y el jueves viajará a Haití, según fuentes brasileñas, porque hasta ahora no ha sido anunciada la visita por el gobierno cubano, ni mencionada por los medios informativos de la isla, todos estatales. Fuentes brasileñas calificaron de "reencuentro de viejos amigos" la reunión de Lula y Fidel Castro, que no aparece en público desde que enfermó en 2006 y cedió el mando a su hermano menor Raúl, aunque sigue siendo primer secretario del gobernante Partido Comunista.

Durante su conversación con Fidel Castro "serán discutidos asuntos de la realidad internacional", dijo el portavoz de la presidencia brasileña, Marcelo Baumbach, sin dar precisiones. Antes de las entrevistas, el mandatario brasileño visitará las obras de ampliación del puerto de Mariel, cerca de La Habana, para las que Brasil ha otorgado créditos por 150 millones de dólares, que puede ampliar hasta 500 millones.

Como en las tres visitas oficiales hechas anteriormente por Lula a Cuba como presidente, se ha descartado una reunión con representantes de la oposición interna cubana, pero medio centenar de disidentes presos o con "licencia extrapenal" le pidieron el domingo en una carta que interceda por su libertad cuando se entreviste con los Castro.



Los firmantes de la carta son 42 opositores encarcelados y 8 que tienen "licencia extrapenal" por razones de salud, todos del grupo de 75 condenados en 2003 a penas de prisión de hasta 28 años, a quienes el gobierno acusa de ser "mercenarios" de Estados Unidos.

Según los disidentes, Lula puede ser "un magnífico interlocutor para obtener que el gobierno cubano se decida a acometer las reformas económicas, políticas y sociales urgentemente requeridas, avanzar en el respeto de los derechos humanos, lograr la ansiada reconciliación nacional y sacar a la nación de la profunda crisis en que se encuentra".

Brasil y Cuba han estrechado las relaciones políticas y comerciales en los últimos años y el mayor país de América Latina tiene amplios programas de cooperación y financiación para obras de infraestructura en la isla.

Tras la entrevista con Fidel Castro, Lula asistirá a la clausura de una reunión del Grupo de Trabajo Brasil-Cuba, que discutirá asuntos económicos y comerciales, y posteriormente se reunirá con su homólogo cubano.

Además de la "despedida" de los hermanos Castro como jefe de Estado, Lula aprovechará la visita para buscar cómo equilibrar el comercio bilateral, dijo Baumbach. Lula aseguró que la brasileña Petrobras también pretende hacer inversiones para construir una fábrica de aceite combustible en La Habana y para estudios de prospección en busca de petróleo en Cuba, y agregó que espera que todo pueda ser acordado este mismo año.

El ministro brasileño de Industria y Comercio, Miguel Jorge, está ya en La Habana para conversar sobre esos y otros proyectos. El intercambio bilateral llegó en 2009 a 330 millones de dólares, con una balanza completamente inclinada hacia Brasil, que exportó productos por 223 millones de dólares, según Baumbach, que agregó que Lula desea "equilibrar" ese intercambio.

El portavoz resaltó, además, que desde 2003 Brasil ha aprobado cerca de 1.000 millones de dólares en créditos para Cuba y aspira a que esa suma aumente en otros 300 millones para el 2012.