www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL NEGOCIETE DE LA MEMORIA HISTÓRICA

jueves 15 de abril de 2010, 14:01h
En esta misma columna denuncié, desde su inicio, las subvenciones municipales, autonómicas y nacionales a las asociaciones en defensa de la memoria histórica. Centenares de listillos han organizado sus tenderetes para recibir dinero público con el pretexto de que excavan fosas, atienden a las víctimas del franquismo o investigan el entorno de las atrocidades de una época execrable, sobre la que la Transición, sabiamente, pasó página.

     Estamos ante un negociete que Zapatero cultiva porque esas innumerables asociaciones creadas al rebufo del dinero público se convierten en grupos electoreros y en suministradores de gentes adictas para acudir a mítines y manifestaciones. El escándalo es considerable pero a Zapatero le entra por un oído y le sale por el otro sin romper ni manchar su privilegiado cerebro. La parafernalia guerracivilista del mitin garzonita en la Complutense, tan nítidamente soviético, se vio alimentada por varias asociaciones en defensa de la memoria histórica, qué casualidad, las mismas a las que Zapatero otorgó la generosa dádiva en diciembre pasado de 4’1 millones de euros.

     El hartazgo del ciudadano medio ante tanta trapisondería, tanta corrupción, tamaño descaro, ha situado a los partidos políticos, a la clase política, en el puesto tres de la preocupación popular. Está claro que el Gobierno, en lugar de frenar los actos anticonstitucionales y los acosos al Tribunal Supremo, los fomenta y atiza, a través de la camelancia de esas asociaciones pro memoria histórica, convertidas, por las mercedes zapaterescas, en un suculento negociete.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios