www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Las Autoridades le tachan de demente

Un islamista asalta el Palacio Real en Tetuán

lunes 19 de abril de 2010, 08:37h
Un individuo armado con un sable asaltó el jueves el recinto del Palacio Real en Tetuán. Tras franquear dos cordones de seguridad, el atacante fue neutralizado por la Guardia Real y llevado a las dependencias de la seguridad para ser interrogado. En el enfrentamiento resultó muerto un policía y otro herido.
Como si fuera una escena de un film de Las Mil y Una Noches, el ciudadano marroquí en cuestión blandió a las puertas del recinto palaciego su alfanje y gritó: ”¡Abajo el tirano !”, antes de ser maniatado. Según las informaciones recibidas por El Imparcial, el asaltante llevaba una larga barba, es conocido por su tendencia salafista y vestía a la manera tradicional de los islamistas radicales.

El agresor se llama Ben Omar Hadi de 35 años, y hace pocos meses fue expulsado de España por ser considerado como un inmigrante ilegal. Hadi, según ha sabido El Imparcial, se dedicaba al contrabando entre Ceuta y Tetuán, como otros miles de sus conciudadanos, y vendía su mercancía como comerciante ambulante en las inmediaciones del Palacio, situado en pleno centro de la ex capital del Protectorado español en Marruecos.

En la mañana del jueves Ben Omar Hadi fue maltratado por la policía que le exigieron dinero a cambio de dejarle vender sus productos de contrabando. El infortunado comerciante rechazó el pago de dinero lo que le acarreó una lluvia de golpes. Hadi perdió los nervios y blandiendo una espada atacó el Palacio con tal violencia que un policía resultó muerto y otro gravemente herido.
el agresor tiene barba y de tendencia salafista, pero

El periódico marroquí en lengua árabe As Sabagh, citando fuentes de la Administración, escribió en su edición de este sábado, que el protagonista del suceso “es un demente” y que tras su interrogatorio fue trasladado a la clínica psiquiátrica de Tetuán. De hecho, la Dirección de Vigilancia del Terruitorio, especie de policía política dependiente del ministerio del Interior, lo trasladó al hospital de enfermos mentales tras su interrogatorio, para persuadir a la opinión pública marroquí de que efectivamente se trata de un desequilibrado mental

El hecho ha causado estupor entre la población tetuaní, y parece reflejar un estado de ánimo muy tenso en ciertos sectores de la población que se sienten defraudados por las expectativas creadas de desarrollo regional que no están siendo cumplidas.

En efecto desde hace dos años, el rey Mohamed VI ha hecho del desarrollo del Norte de Marruecos una de sus prioridades fundamentales. Centrado en el polo en torno a Tánger, esta región de Marruecos está conociendo un flujo de inversiones como no se veía desde la Independencia del país en 1956. Sin embargo, las expectativas suscitadas por el desarrollo capitalístico no han conseguido satisfacer los anhelos de creación de empleo necesarios.

El ataque de una “institución sagrada” como son los Palacios reales alauitas, protagonizado por el « islamista demente » coincide con una tendencia a la recuperación del espacio religioso por parte de Mohamed VI y del Islam oficial sunita de rito malekita, lo que no ha dejado de suscitar ciertos resquemores en corrientes islamistas contrarias al monopolio estatal del Islam, como los chiítas o los salafistas. También coincide con una ofensiva contra la penetración o existencia de otras corrientes religiosas en el país, evangelistas y protestantes en particular, pero también católicos.

Sin embargo, el atacante del Palacio en Tetuán no profirió ningún eslogan de tipo religioso, y se limitó a gritar en contra del Rey, a quien tildó de “tirano”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.