www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BÉLGICA, ESPAÑA, CALVO-SOTELO

sábado 08 de mayo de 2010, 18:18h
Brillante artículo de Leopoldo Calvo-Sotelo en ABC. Con rigor y sagacidad, el escritor analiza la volcánica situación belga para concluir que las tensiones territoriales son decididamente más graves en la nación centroeuropea que en nuestro país.

     Cree Calvo-Sotelo que los españoles, por razones históricas y actuales, tenemos la “obligación especial de conocer y respaldar los esfuerzos que de forma tenaz e inteligente se hacen desde varios estamentos belgas por asegurar la supervivencia del país”. Ciertamente en Bélgica se han exacerbado las cosas hasta tal punto que la prestigiosa Universidad de Lovaina, que hunde sus raíces en la Edad Media, “tuvo que trasladarse fuera de territorio flamenco para poder seguir impartiendo enseñanza en francés bajo el nombre de Lovaina la Nueva”. El aldeanismo lingüístico no ha alcanzado todavía semejante despropósito en Cataluña pero los horizontes no están precisamente despejados.

     Tiene razón Leopoldo Calvo-Sotelo en su planteamiento, sobre todo si tenemos en cuenta que Bélgica desempeña un papel clave en la Europa unida. Y que una convulsión en aquel país repercutiría inevitablemente en el conjunto de la Unión Europea. Bruselas es, hoy por hoy, la capital de la Europa política. Por eso existe el deseo general de que el Rey de los belgas acierte y consiga mantener la unidad de la nación. España, en todo caso, como ha explicado Calvo-Sotelo, tiene mucho que aprender de la situación belga para evitar que se creen situaciones de tensión extrema y también para encontrar soluciones a problemas que, con mayor o menor virulencia, compartimos.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios