www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los transexuales del Gobierno

domingo 16 de mayo de 2010, 17:53h
Zapatero ha vuelto a sorprender al mundo con una de sus geniales aportaciones al pensamiento universal. Filósofos, sociólogos, politólogos y científicos ya estudian con detenimiento y un punto de admiración la nueva propuesta, la nueva idea de este hombre que pasará a la Historia por recuperar la influencia y el prestigio de la izquierda más auténtica.

Porque, cuando Europa se tambalea por la crisis económica y política, el presidente de turno de la UE ha encontrado la llave para recuperar la ilusión y la esperanza de los ciudadanos. Zapatero, en fin, ha propuesto formalmente en Bruselas, esta misma semana, ante la Comisión correspondiente, que la transexualidad deje de ser una enfermedad.

Después de Zapatero, la transexualidad será simplemente un derecho de todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que sientan que “han nacido en un cuerpo equivocado” y que quieran pasar por el quirófano para volver al “cuerpo que les corresponde”. Naturalmente, a costa de la sanidad pública.

Ahora sí que se puede asegurar que la izquierda ha encontrado al líder que necesitaba para recuperar el terreno perdido, a un líder capaz de luchar de nuevo para defender a las minorías sojuzgadas por el fascismo que todavía impera en el mundo. En España lo que todavía impera es el franquismo. Y las minorías sojuzgadas son, en este caso, los transexuales.

Mientras tanto, esta misma semana, Zapatero tuvo que abandonar por un rato sus labores sociales y benefactoras para acercarse al Congreso de los Diputados y anunciar el mayor recorte social de la democracia. Y de un plumazo, enterró todas las promesas electorales que le llevaron a La Moncloa. Tuvo que dedicar un rato de su precioso tiempo a los casi cinco millones de parados, a enunciar las medidas del Gobierno para recortar el déficit público y evitar que España se convierta en el lastre definitivo de la economía europea y hasta de la mundial.

Mientras tanto, esa misma semana, Obama y Merkel le tiran de las orejas sin piedad, Rajoy le arrolla sin paliativos, los sindicatos se le empiezan a subir a las cejas, los empresarios le urgen a poner en marcha la necesaria reforma del mercado laboral, las Bolsas se convulsionan y hasta los nacionalistas le exigen que se adelanten las elecciones.

Pero Zapatero, ante tanta vulgaridad política, ante tantos problemas menores, se ha refugiado este fin de semana en el palacio de El Coto de Doñana para pergeñar otra de sus geniales ideas. Una idea, desde luego, desde la izquierda más pura, a favor de la igualdad, de la paz, de la democracia, de los derechos humanos, de la Justicia. Una idea como la de que la transexualidad deje de ser una enfermedad. Una idea que salve a la Humanidad de las garras del fascismo. La izquierda, por fin, ha encontrado a su líder.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.