www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El ego de Alonso

miércoles 12 de marzo de 2008, 16:50h
El otro deporte de los telespectadores españoles es el automovilismo, la F-1. El primero, obvio, es el fútbol. ¿Cómo se le presenta a Fernando Alonso la temporada? Empezaremos a verlo el domingo, en el Gran Premio de Australia. ¿Cómo ven o valoran a Fernando Alonso las principales empresas europeas de apuestas? Lo ven en el cuarto puesto, detrás de Kimi Raikkonen, el gran favorito, Lewis Hamilton y Felipe Massa.


La F-1 es el jinete, esto es, el piloto, y la montura, o sea el coche. Y los Ferraris y los McLaren, si nos atenemos a lo visto en la pretemporada, son mejores "monturas" que el Renault de Alonso. Luego, resumiendo, las apuestas y las "monturas" están contra nuestro compatriota. Pero Fernando Alonso es un "jinete especial". Un "jinete" con un ego muy especial.


Ortega decía que el hombre es él y sus circunstancias, lo cual que sí. Pero el hombre, máxime en el deporte, es también él y su ego o, como diría Ortega, él y la circunstancia de su ego. Hablemos del ego de Alonso y de sus compañeros de competición. Una de las obligaciones del periodista es leer tanto lo que debe leer como lo que no tiene el deber de leer pero que debe leer no obstante. La curiosidad del periodista debe ser tan infinita como insaciable: esto no es mío, no recuerdo ahora su autoría.


-Oiga, no se me despiste, estabamos hablando del ego de Fernando Alonso.


-Usted perdone.


Egos, en plural. ¿Cómo es el ego de Raikkonen? Quienes le conocen aseguran que su ego es liberal, "demasiado liberal". El ego de Hamilton es todavía un ego vanidoso, "sigue estando en la edad del pavo". Massa tiene un ego sólido pero
humilde, "no se rebela fácilmente contra lo que le dicen que debe hacer". La humildad
de la disciplina, así es el ego de Massa.


¿Cómo es el ego de Fernando Alonso? "Español por los cuatro costados", leo. ¿Y cómo es el ego del español por los cuatro costados? Soberbio. Así es el ego del asturiano, soberbio, "muy soberbio". Y la soberbia es la ira de los deportistas "jaques" como Fernando Alonso afortunadamente. La lógica es la aritmética (ciencia exacta, más o menos exacta) de los técnicos en motores y de las casas de apuestas, cierto. Pero la F-1 es ella y, muchísimas circunstancias; y Fernando Alonso, como ser circunstancial, es, a Dios gracias, imprevisible a causa del "motor de su soberbia". Fe en su ego.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.