www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Las merecidas vacaciones de los líderes políticos

Alejandra Ruiz-Hermosilla
x
ruizhermosillaelimparciales/14/14/26
miércoles 21 de julio de 2010, 02:17h
Que el Gobierno no entusiasma ni a los suyos y que sólo el interés de los nacionalistas mantiene a flote un Ejecutivo que hace aguas hasta por el mástil es una obviedad que ayer tuvo en el Congreso de los diputados otra puesta en escena más de las que vienen repitiéndose desde hace demasiado tiempo. Evidencia y reiteración son las claves de la actualidad política española. Un tostón para el común de los mortales que en este final de julio padece de hastío, sofoco, hartazgo y sopor.

Calmada ya la euforia por la victoria de la selección española en el Mundial y satisfecho el morbo de la separación matrimonial del presidente del Congreso sólo nos queda en el horizonte el divertimento de la negociación de los apoyos en la votación de los Presupuestos Generales del Estado que ayer superaron por la “minimísima” su primer trámite parlamentario. Serán los maguitos de un partido nacionalista que ni siquiera gobierna ya en su comunidad autónoma –hablamos del PNV y no de CiU a pesar de que las dos formaciones están en la misma situación de oposición a gobiernos socialistas en sus feudos- los que en todo caso impidan el ahogamiento de las cuentas del Gobierno para 2011. A Patxi López ya le tiemblan las piernas ante las primeras maniobras de acercamiento al PNV protagonizadas por el equipo de Zapatero. Lo mejor está, sin embargo, por llegar y nos va a costar una fortuna y un disgusto porque dinero del resto de los españoles y distancia del resto de España es lo que con mayor ansia ambicionan los nacionalistas ávidos de sólo poder en todas sus expresiones.

Sus señorías pueden irse ya de vacaciones. Nos lo merecemos todos los españoles por haberles aguantado a lo largo, eterno, de este año. A ver si el inútil mes de agosto les sirve para sacarse del traje de baño una novedad sorprendente basada en el sentido común y alejada de las iniciativas de monótono iluminado a las que nos tienen acostumbrados. España necesita arrancar el nuevo curso en septiembre con un motor político que ruja, que emocione, que motive, que despierte, que impulse el coche nacional rápido y seguro hacia la recuperación de la economía, de los principios y valores esenciales, y de la ilusión. Ni un discurso político más que incluya frases como “sé que me lo han oído decir muchas veces” o “sé que estos datos son aburridos, pero…”. No, no más. De nuestros líderes, de todos ellos, necesitamos ideas, iniciativas y planes para solventar nuestras carencias y anacronismo estructurales en lo económico, nuestros conflictos regionales interesados, y nuestra deriva moral y ética.

Seguro que el descanso estival permite a quienes nos representan refrescar las neuronas y ofrecernos a su regreso lo que el pueblo español se merece: liderazgo, sacrificio, valentía, honradez, trabajo, creatividad y toneladas de sentido común.

Alejandra Ruiz-Hermosilla

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios