www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

la crisis, el paro, el estatuto y las encuestas escenifican su fracaso

Zapatero cumple diez años como presidente del PSOE en su peor momento

miércoles 21 de julio de 2010, 17:14h
Este jueves, se cumplen 10 años desde que Zapatero fue elegido líder del PSOE. Sin embargo, este aniversario llega en el peor momento para el presidente del Gobierno y en uno de los peores para España. La desmesurada tasa de paro, la crisis económica y la polémica generada por el Estatuto catalán han metido al PSOE en una debacle que, a juicio de muchos, sólo se solucionará con la salida de Zapatero. Las críticas no vienen sólo de la oposición en bloque, sino que cada vez se escuchan más voces socilistas en contra de la gestión del jefe del Ejecutivo.
José Luis Rodríguez Zapatero cumple este jueves diez años al frente del PSOE en su peor momento de imagen ante los ciudadanos por la gestión de la crisis, que empaña una década que comenzó liderando una oposición constructiva al PP y continuó con cuatro años de medidas sociales en plena bonanza económica.

Si al principio de su primera legislatura las encuestas mostraban una opinión pública favorable a Zapatero, la situación ha ido cayendo en picado con el paso de los años.

Las encuestas han hecho caer la opinión sobre Rodríguez Zapatero hasta mínimos. El jefe del Ejecutivo logró el 44,36 por ciento de los votos en los comicios de 2008. Sin embargo, de celebrarse elecciones ahora, el PSOE caería en picado y sólo lograría el 32,4 por ciento de los votos.

La opinión sobre el propio presidente también está en mínimos. Los ciudadanos califican al líder socialista con un 3,5, la peor nota de toda la legislatura. Además, el 73 por ciento de los encuestdos no tiene ninguna confianza en él.

La radicalización de la política socialista, que ha ido tocando aspectos fundamentales que no se han consensuado con la oposición como la Ley del Aborto, la Justicia o la Educación, han distanciado al partido de la realidad social.

Además, han ido surgiendo problemas con los bandazos que el jefe del Ejecutivo ha ido dando en su política. Primero fue en la lucha contra el terrorismo. Cuando el jefe del Ejecutivo vió que podía acabar con Eta tras la tregua del año 2006, el Gobierno permitió a formaciones proetarras presentarse a las elecciones municipales y llegó a dialogar con los terroristas.

Sin embargo, Zapatero tuvo que volver a dar marcha atrás con la rotura de la tregua por parte de la banda, con lo que consiguió la adhesión del PP a un nuevo pacto antiterrorista.

También ocurrió lo mismo con la política económica. Mientras el líder socialista y el entonces ministro de Economía, Pedro Solbes, se empeñaron en disfrazar la grave crisis económica aludiendo a que era una "desaceleración", la insostenible situación acabó consiguiendo que tuviesen que reconocer la realidad y cambiar la política económica hasta los límites que hemos vivido en los últimos meses.

Toda esta debacle en la que está metida el presidente del Gobierno ha desembocado en que poco a poco los partidos políticos de la oposición han ido desconfiando y dejando sólo a Rodríguez Zapatero.

Al PP se le ha ido uniendo la izquierda representada por IU y los nacionalistas como PNV, CiU o ERC, que siempre habían ayudado al jefe del Ejecutivo a salir adelante.

En esto, mucho han tenido que ver factores como el tan traído y tan llevado Estatuto de Cataluña y el pacto de gobierno en País Vasco entre PP y PSOE.

Las votaciones más importantes de este último han salido adelante gracias a la abstención de los nacionalistas, que no han querido cortar del todo con los socialistas.

Sin embargo, ya en el último debate sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE), la votación pendió de un hilo y los partidos de la oposición incidieron en la convocatoria de elecciones anticipadas ante el fin de la era Zapatero.

Ahora, el presidente del Gobierno se enfrenta a la aprobación de unos nuevos PGE, que serán la clave de lo que suceda con el jefe del Ejecutivo.

Diez años como líder del PSOE
El 22 de julio del año 2000, de manera inesperada, Zapatero fue elegido secretario general del PSOE en medio de la mayor crisis interna del socialismo español en décadas, liderando un movimiento de nuevo cuño bautizado como "Nueva Vía".

Zapatero, en la declaración de principios de su proyecto, proclamó la lealtad a las raíces y al pasado del PSOE, y defendió un partido "ágil, dinámico y moderno", con autoridad, pero sumando "las capacidades de todos".

Pese a que parecía tener en contra a todas las "familias" del socialismo, Zapatero no dudó en desafiar al todopoderoso aparato de Ferraz y se fue abriendo paso entre los militantes -hartos de los bandazos del partido desde la renuncia de Felipe González-, gracias a un minucioso trabajo casi a pie de calle.

Junto a su "número dos", José Blanco, Zapatero se midió con pesos pesados del socialismo como José Bono, Rosa Díez y Matilde Fernández y, finalmente, sacó nueve votos al entonces presidente de Castilla-La Mancha.

Llena de rostros desconocidos, con una media de edad de 40 años, la nueva Ejecutiva socialista no tenía representación de los tradicionales sectores del partido: ni guerristas, ni renovadores.

Zapatero aterrizó suave en el escenario de la política nacional, haciendo gala de su mantra -"Talante, talante, talante"- y apostó por el cambio tranquilo y una oposición constructiva, lo que se tradujo en un fluido diálogo con el Gobierno de José María Aznar que permitió firmar dos acuerdos significativos: el pacto por las libertades y contra el terrorismo y el pacto por la Justicia.

Pero no faltaron enfrentamientos con el PP por asuntos como el hundimiento del petrolero "Prestige".

Una de las actuaciones más polémicas de Zapatero fue cuando el 12 de octubre de 2003, durante el desfile del Día de la Hispanidad, permaneció sentado y no se levantó al paso de la bandera estadounidense en protesta por la guerra de Iraq.

Las elecciones de 2004 estuvieron marcadas por los atentados del 11-M y por la amarga batalla posterior entre PP y PSOE a cuenta de la autoría de los mismos, y, pese a que días antes de los comicios el Centro de Investigaciones Sociológicas vaticinaba una mayoría absoluta del PP, los socialistas vencieron con cinco puntos de ventaja.

En su programa, Zapatero llevaba la retirada de las tropas españolas en Iraq y esa fue su primera medida nada más acceder al Gobierno.

Con su llegada a la Moncloa, el partido quedó en manos de José Blanco, que lo condujo con mano de hierro.

Poco queda del PSOE que heredaron, porque Zapatero y Blanco han ido moviendo piezas hasta conseguir un partido a su medida, en una tarea no exenta de dificultades, en las que tuvieron que dinamizar la vida orgánica del socialismo español.

Una década después, se han "jubilado" los tradicionales "barones" de la época de Felipe González, e incluso muchos de los dirigentes de "Nueva Vía" tienen ahora papeles muy secundarios, como Jesús Caldera o Juan Fernando López Aguilar.

Su primera legislatura, que se desarrolló en un contexto de bonanza económica, estuvo caracterizada por la política social, con la aprobación de leyes como la del matrimonio homosexual, igualdad, contra la violencia de género o dependencia.

El terrorismo también marcó esos primeros cuatro años y, en marzo de 2006, Eta anunció un alto el fuego permanente que alumbró un proceso de paz que el Gobierno dio por "roto, liquidado y acabado" en enero de 2007, tras el atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas.

También se dio un impulso reformista a los estatutos de autonomía, que tuvo en el catalán su principal exponente. Y durante estos diez años los socialistas han alcanzado otro de sus sueños: gobernar en el País Vasco.

"Con Z de Zapatero" fue el eslogan que el PSOE escogió para una campaña "desenfadada" con la que pretendía explicar los logros del Gobierno en esa legislatura, con la mirada puesta en las elecciones generales de 2008, que volvió a ganar.

Una década después de aquel caluroso día de julio de 2000, en algunos sectores del PSOE ha comenzado a hablarse tímidamente de recambio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios