www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Guardiola-Rivera se plantea esto en su último libro

¿Y si Latinoamérica gobernase el mundo?

viernes 23 de julio de 2010, 10:58h
En un nuevo libro publicado ahora en el Reino Unido, el joven filósofo y profesor de derecho colombiano Óscar Guardiola-Rivera lanza la pregunta desafiante de qué pasará cuando EEUU tenga un presidente hispano y los pueblos del Sur, hasta ahora "siempre perdedores", se conviertan en un modelo a imitar.
La obra, escrita directamente en inglés y publicada por la editorial Bloomsbury, tiene un título provocador, "What if Latinoamerica ruled the world" (¿Y si Latinoamérica gobernase el mundo?), que ha llamado inmediatamente la atención de los medios británicos, desde la BBC hasta diarios como "The Times" o "The Guardian".

En declaraciones a EFE, Guardiola-Rivera explica como origen del libro una conversación mantenida con Eduardo Mendieta, filósofo estadounidense de origen hispano, discípulo de Habermas y vinculado con el argentino exiliado en México Enrique Dussel, además de próximo al afroamericano Cornel West.

Guardiola-Rivera y Mendieta se preguntaron por qué hay todavía una "versión tan dividida de la historia e las Américas", cuando las dos partes del continente han estado interrelacionadas desde el comienzo de "la América moderna" y el segundo retó al colombiano a escribir un libro que tratara de explicar ese fenómeno.

"Es algo que no se ha escrito antes. Lo más próximo tal vez sean algunos escritos de los años setenta como "Las Venas Abiertas de América Latina", de Eduardo Galeano, señala Guardiola-Rivera.

El autor cita como el segundo origen de su libro otra conversación, esta vez con Bill Swainson, editor de Bloomsbury y descubridor de jóvenes talentos de la literatura latinoamericana, y con Gerald Martin, autor de una extensa biografía de Gabriel García Márquez.

Swainson le propuso escribir un libro destinado a una audiencia "no académica", que permitiera a los "anglos" entender un continente del que "son profundamente ignorantes" y "enamorarse de América latina", pero que pudiera resultar también atractivo y útil para los lectores hispanos, una vez traducido.

Puesto a la tarea, el filósofo colombiano aprovechó dos años sabáticos de la Universidad de Londres, donde enseña, para realizar un viaje por aquel continente, desde California, con excursiones a Nueva York y Miami, por toda la costa del Pacífico hasta la Tierra del Fuego.

En sus encuentros y conversaciones en Estados Unidos, Guardiola-Rivera cobró conciencia del poder creciente de la población hispana, cada vez más confiada en sí misma y organizada tanto a nivel comunitario como político, y cuya contribución al triunfo del presidente Barack Obama fue decisiva.

Para los inmigrantes hispanos, que para mediados de siglo pueden convertirse en mayoría en Estados Unidos e incluso situar en la Casa Blanca al primer presidente de ese origen, la frontera "no existe, es una entidad abstracta: ellos no han cruzado la frontera, sino que la frontera los ha cruzado a ellos", afirma para denunciar leyes inmigratorias "racistas" como la de Arizona.

Pero ese creciente "poder latino" en EEUU es paralelo al "ascenso afroamericano e indígena" en los países de América Latina, explica el autor, según el cual en Brasil, Ecuador, Venezuela o Bolivia, pero también en otros países de la región, "hay movimientos de base muy próximos a los gobiernos".

Guardiola-Rivera destaca la importancia que tuvo en su día la llamada Comisión Económica para América Latina y la labor de economistas como Raúl Prebisch.

Los países latinoamericanos han aprendido la lección -lo positivo, pero también lo negativo- de la política de substitución de importaciones, y gracias a un mejor manejo de los recursos y a programas sociales como la Bolsa Familia del Brasil han aguantado la crisis actual mucho mejor que Europa o Norteamérica.

El libro de Oscar Guardiola es una especie de gran caleidoscopio que combina historia -desde los orígenes precolombinos hasta nuestros días pasando por la etapa colonial- sociología, economía, política, mezcolanza que, unido a los continuos saltos temporales, puede confundir y ha confundido a algún crítico.

El autor justifica, sin embargo, el tono coloquial, anecdótico o dramático, según los casos, que adopta a veces su narrativa y señala que es algo deliberado. Guardiola-Rivera se considera parte de una generación de jóvenes escritores latinoamericanos que "quiebran en ambas direcciones la frontera entre la ficción y la no ficción" e intercambian "métodos y tropos" de los distintos géneros.

Cita, entre otros, a sus compatriotas Juan Gabriel Vasquez, Héctor Abadfaciolince y Carolina Sanín, al dominicano-estadounidense Junot Díaz (premio Pulitzer), al mexicano Yuri Herrera o al brasileño Miltom Hatoum.