www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida

sábado 24 de julio de 2010, 13:16h
Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida. Traducción de Eugenia Vázquez. Debate. Barcelona, 2009. 768 páginas. 24,90 €
Gerald Martin ha escrito la gran biografía que sin duda merecía el talento literario y la personalidad de Gabriel García Márquez, escritor de categoría, periodista combativo, seductor implacable de dirigentes políticos del Tercer Mundo, de dictadores y de dirigentes populistas de izquierda –porque todo eso es el escritor colombiano–. Gabriel García Márquez. Una vida, recorre desde su natal Aracataca (Colombia) hasta su tiempo presente ofreciendo una minuciosa y veraz visión de su vida personal y literaria, con el resultado de que parece hasta milagroso que Márquez haya llegado por la vía de su rica pluma y de su fecunda imaginación a ser el confidente periodístico y político más solvente y duradero de Fidel Castro y de la causa revolucionaria de Latinoamérica y a la vez receptor en las alfombras de Estocolmo del premio Nobel de Literatura. No hay contradicción alguna en los extremos. Lo que Martin ha conseguido es descubrir cómo su vida literaria ha estado siempre en el alambre, en la obsesiva búsqueda de un ideal político y humano, cuya consecución era y es tan difícil como ásperos y vidriosos son algunos pasajes de su vida personal.

El biógrafo ha conseguido hacer convincente lo que ya sabíamos: García Márquez es un escritor fabuloso, capaz de fabular precisamente tanto como para cautivar, embelesar y si me apuran hasta embaucar a toda una generación de lectores del planeta en pleno siglo XX con una mágica y única novela, Cien años de soledad. Con ella Márquez fue el inventor de un nuevo género literario, continuado con otras creaciones, no menores. Y la biografía hace también evidente su contradictoria personalidad humana, capaz de sobrevivir intelectualmente durante años al más contumaz antiamericanismo y a la obstinada defensa de personalidades políticas de dudosa moralidad, como –entre otros– Castro. Martín desvela por este motivo sus diferencias con otros escritores latinoamericanos y europeos.

Martin ha descrito con fidelidad la etapa barcelonesa de García Márquez, en el que el escritor fue un aglutinador corpóreo de un coral grupo de escritores excepcionales que confluyeron en aquella Barcelona cosmopolita, donde la gran mamma literaria Carmen Balcells edificó un imperio y donde Mario Vargas Llosa, José Donoso, Carlos Fuentes, dejaron la impronta impagable de su elegancia personal, de su creatividad y de su imaginación para hacer de los burdeles de Arequipa y de las calles de Aratacama un mundo nuevo, atractivo a todas las civilizaciones, ya fueran europeas o americanas. En la distancia, la fecunda literatura de Julio Cortázar fue un potente refuerzo. También la frecuente e intima relación mantenida durante años con Felipe González.

La definitiva ruptura entre Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa viene relatada por dos fuentes solventes y nos aclara que fue saldada por el escritor peruano con un espectacular crochet de derecha a la mandíbula del escritor colombiano, en el momento en el que ambos coincidieron en el estreno de una película en México. No se han vuelto a hablar y Vargas Llosa ha rechazado la reedición de su extraordinaria Historia de un deicidio dedicada a la obra del propio García Márquez.

En resumen: libro imprescindible para conocer al hombre y al escritor y evocar en sus 700 páginas a buena parte de la historia de la segunda mitad del siglo XX a través de la peripecia humana y literaria de uno de sus más sugerentes y polémicos personajes.

Por Carlos Abella
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.