www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

México debe importarles, lo que no parece ser

Beatriz Reyes Nevares
domingo 01 de agosto de 2010, 21:34h
Como dijo Don Miguel de Unamuno “Me duele España en el cogollo del corazón” así me duele mi patria, México.

Ya no es La Suave patria de Ramón López Velarde. Ahora es una patria doliente, sufrida, que padece cada día mayor dolor; patria en la que han muerto en 4 años, 25 mil personas, en una lucha que parece inútil, inacabable, perdida, fallida.

Han muerto niños y jóvenes inocentes, mujeres, 900 niños, repito, como si el rey Herodes anduviese por estos lares.

Los ciudadanos tenemos miedo, los policías federales y militares son emboscados. Ya hubo un coche bomba en Ciudad Juárez. Allí en Chihuahua, han asesinado, en menos de dos semanas, a dos familiares del gobernador electo; en Durango desaparecieron cuatro periodistas de medios importantes. Nadie sabe de ellos.

El gobernadorcete esconde la cabeza bajo el ala, hace estúpidas declaraciones y parece que se le han ido estos casi 6 años en Babia, una de las cárceles del estado que “gobierna”, era el lugar de donde salían impunemente, arropados por las autoridades, incluida la directora, que, por cierto, este mismo 2010 fue premiada por su jefazo, el gober, como la “Mujer del año”.

Se ha llegado ya al colmo de los colmos, de la corrupción, de la impunidad, del descaro; los presos cumplían órdenes de cárteles de la droga y ejecutaban a mansalva. En Gómez Palacio, Durango, se situaba dicho reclusorio, cercano a la ciudad de Torreón Coahuila.

Fernández de Ceballos, sigue desaparecido; sólo rumores, notas y más notas en las redes sociales, la televisión. Casi en todos los medios aparece una carta, supuestamente de su puño y letra y una foto con el ejemplar de una revista.

Cada día tiene este secuestro más similitud con los de Gustavo Espinoza Mireles, quien estuvo cautivo mucho tiempo, con el de don Alfredo Harp Helú, con el de Gutiérrez Cortina; podrían citarse otros, por desgracia, que no llegaron a final feliz.

El ambiente político se enreda, se complica, con López Obrador y su destape ante los miles de acarreados de costumbre.

El Sindicato Mexicano de Electricistas y sus montajes, chantajes y embustes, pretenden salirse con la suya y seguir en el goce de prebendas, de millones y millones de pesos, que desean conservar.

El nuevo gris y desconocido Secretario de Gobernación, el aguerrido Secretario del Trabajo se reúnen con los sindicalistas, esperemos que no reculen, que se mantengan en lo que la ley ordena. Que les canten las cuarenta, de una vez por todas, porque si no lo hacen así, no solamente serían el hazmerreir de todo el mundo, si no, la prueba viviente de que los malos siempre se salen con la suya.

Lo único que se mostraría sería, una actitud cobarde, timorata, permisiva, así los otros poderosos líderes sindicales, como el de mineros, ahora gozando la vida en Canadá y otros más igualmente poderosos y corruptos, estarían tan campantes.

Esta es la realidad, no pueden permitirse tantos fallos, desatinos, ocurrencias y contradicciones.

Beatriz Reyes Nevares

Periodista y analista política

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios