www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los españoles: ¿Viajeros irresponsables?

jueves 12 de agosto de 2010, 08:10h
La desaparición y rescate de ciudadanos españoles tras las inundaciones en India nos ponen a pensar ¿hasta qué punto estos viajeros son conscientes del peligro que se exponen cuando viajan a zonas de riesgo? Y es que prácticamente se ha convertido en en un hobby para muchos de nuestros nacionales viajar a esos países calificados de “inseguros” por la Organización Mundial del Turismo (OMT); bien sea porque se encuentran inmersos en una situación de conflicto o porque las condiciones geográficas y medioambientales en determinada época del año no son las más propicias para hacer turismo, como ha sido este caso.

Si bien dicha variable depende en gran parte del factor aleatorio de la meteorología, se sabe que de junio a septiembre es la época de monzones en Asia, por lo que en este intervalo, las inundaciones son una constante en una región que no se caracteriza precisamente por su buena infraestructura, lo que expone más la integridad de aquellos viajeros que visitan la zona en este trimestre del año. El medio centenar de españoles que se encontraban de paseo por las montañas de Ladakh (norte de India) es un ejemplo del poco caso que se le presta a las advertencias tanto de la OMT como de las embajadas en estos países, que alertan del peligro que supone invertir en unas “vacaciones de aventura”, ya que muchas veces se suele pagar un precio más alto que el de un billete de avión a un destino “exótico”.

Las lluvias en India han obligado a la movilización de nuestra sede diplomática para sacar a los españoles que allí se encuentran lo antes posible y devolverlos a casa “sanos y salvos”, entre ataques de pánico, lágrimas y sollozos. El embajador de España en el país asiático, Jon de la Riva ha sido claro y muy crítico frente a la actitud de una veintena de nuestros viajeros que se niegan a abandonar la zona después de la catástrofe, alertando incluso, que los montañeros que siguen desaparecidos en Leh podrían regresar en ataúdes. En este sentido, no es de extrañar que el Embajador considerara el comportamiento de estos españoles como propio de “irresponsables y obscenos”, porque fueron avisados de antemano de los riesgos que corren y más en esta temporada.

Y lo malo es que, al parecer, siguen llegando nuevos contingentes de turistas a la zona de riesgo, a pesar de las advertencias. Pero lo peor es que cuando la situación –esta en concreto u otras similares- se complica, los turistas de ocasión y riesgo se niegan a apechugar con sus responsabilidades y lo único que saben hacer es exigir que los diplomáticos españoles resuelvan el entuerto en el que ellos mismos se han metido. Tiene toda la razón el Embajador. En una sociedad desarrollada y adulta cada uno es responsable de sus decisiones y actos. La democracia es, para empezar, un ejercicio de responsabilidad individual.

Esperemos que los que se encuentren en paradero desconocido puedan volver íntegros a España. No existe viaje exento de riego; sin embargo, lo ocurrido no es una anécdota vacacional, sino una verdadera tragedia que muchos turistas pudieron haberse ahorrado con el sólo gesto de aprestar más atención a las recomendaciones de la OMT. Por ahora se estiman que hayan tres españoles muertos. Tres familias que les tocará asumir el altísimo coste de la inconsciencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios