www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Apoyo al nacionalismo en Cataluña: qué votan y qué opinan los electores (I)

jueves 12 de agosto de 2010, 19:09h
Los datos procedentes de encuestas cuyas preguntas se han replicado a lo largo del tiempo, junto con los resultados electorales constituyen el mejor estetoscopio para oír los sonidos de la sociedad. Durante los últimos meses venimos oyendo ruidos en forma de manifestaciones verbales y reales en Cataluña de sus representantes políticos cuyo contenido indicaría que estaríamos ante un grave conflicto político de esa parte de España con su pertenencia a dicha Nación. ¿Por qué? Porque sabemos que históricamente las posiciones de los líderes políticos han sido menos radicales que las procedentes de los representados, especialmente de los militantes que son los ciudadanos más activos. De ser así, los pronunciamientos de los políticos estarían advirtiendo de un grave problema político de la sociedad catalana en su relación con el resto de España. Sin embargo, también es posible pensar que los comportamientos y opiniones mayoritarios de los políticos catalanes no se corresponden con los de la mayoría de los ciudadanos. De ahí que tratemos ahora de aportar otros sonidos que permitan completar el diagnóstico, que hasta ahora parece parcial o incluso sesgado.

Nos centramos en aspectos del comportamiento y opiniones políticas. Uno de los más llamativos se refiere a los niveles de participación electoral que en Cataluña son inferiores a la media nacional en todo tipo de elecciones, incluso en las autonómicas. En efecto, el presunto arraigo del sentimiento nacionalista tendría como correlato unos niveles de movilización significativos en autonómicas, aunque se celebren aisladamente. Pero, la participación media en Cataluña en dichas elecciones ha sido siete puntos menos que en las del País Vasco y similar nivel al de Galicia, territorio históricamente abstencionista. La mayor movilización se produjo en las segundas elecciones (1984) con un 64% y las cotas más bajas, poco antes de los Juegos de 1992 y en las últimas (2006) con diez puntos menos. Curiosamente la participación media en las elecciones municipales en Cataluña supera en dos puntos (62%) al índice medio en autonómicas. Lo más destacable es que la mayor cota media de movilización se produce en las elecciones legislativas, que supera en doce puntos a la que se alcanza en autonómicas, pese a que allí la participación media es ligeramente inferior a la nacional.

Otro indicador vendría dado por el apoyo ciudadano a los dos textos estatutarios. Ambos proyectos fueron aprobados por la mayoría de los parlamentarios catalanes.¿Qué comportamiento tuvieron los ciudadanos respecto a estos textos? En el 2006, el 63,8% del censo no apoyó el referéndum bien porque se abstuvo, votó no, en blanco o nulo. Por el contrario, el primero, llamado Estatuto de Sau, solo estuvo cuestionado en 1979 por el 47,3% de los electores catalanes.

Es posible completar rasgos del comportamiento ciudadano respecto a propuestas nacionalistas, con las convocatorias de referenda ilegales sobre la independencia, apoyadas por cargos públicos de partidos gubernamentales. Al carácter ilegal se ha de sumar el control político sobre el electorado en municipios pequeños, salvo que en ellos se concentrase el apoyo a la independencia participando. ¿Por qué? Porque en los 52 pueblos de menos de 500 habitantes votó más del 50%, el 90% en los menores de 100. Por el contrario, en 2/3 de los municipios con más de 10.000 habitantes la participación fue inferior al 20%.

Parece que este tipo de iniciativas de carácter anti sistema se compadecen poco con el conocimiento del comportamiento y de la opinión política de los ciudadanos de Cataluña. Recordemos que el porcentaje de catalanes que dice sentirse muy y bastante orgulloso de ser español representa el 66% (CIS estudio 2829, 2010) tres puntos menos que 2005. En cuanto a la opinión sobre el grado de identidad entre su región (o comunidad) y la española, desde 1982, aunque con fuentes y muestras distintas, quienes se sienten más catalanes que españoles o solo catalanes sumaban: 27% en 1982, 33% en 1997, 37% 2005, 30% en 2006, 39% y 47% en 2010 . Advertimos que los datos fluctúan bastante, siendo más altos los procedentes de encuestas catalanas. En cualquier caso, estos datos nos conducen a plantear la siguiente pregunta: ¿comparten los votantes de los partidos nacionalistas, Convergencia, Izquierda Republicana la opinión de sus dirigentes sobre los hipotéticos conflictos con el resto de España? ¿Hasta que punto las posiciones nacionalistas del Partido Socialista de Cataluña son compartidas por sus votantes? Recordemos que el porcentaje medio de votos recibidos por estos tres partidos en las ocho elecciones autonómicas celebradas fue de 75%. Esta manifiesta fractura entre los políticos y ciudadanos, exige analizar en profundidad la opinión de los votantes de estos partidos en el siguiente artículo.

Nota: DATA para 1982 con 1200 encuestados y 1660 para CIS 2005 estudio 2610 y 2010 estudio 2829; la muestra de dos fuentes catalanas en negrita ICPS para 1997 y 2006 y CEO de 2010 son 2000
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.