www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Verano (español) de 2010

jueves 26 de agosto de 2010, 19:24h
El verano, tiempo de ferias de todo rango folklórico e índole lúdica, resulta ser ocasión la más propicia a reflexionar acerca del extendido dicho que proclama urbi et orbi la relatividad del juicio humano al sentenciar que “cada uno habla de la feria según la ha ido en ella…”. Al cronista, que ha alternado la estancia en su ciudad con fugaces incursiones a lugares académicos en los que convivió con gentes del oficio intelectual, no le ha ido muy placentero el estío acabado de pasar a la historia. En la particular de nuestro país, la coyuntura económico-social no ha pintado precisamente oros. Aunque es muy cierto que la cultura veraniega patentada desde ha unos 50 años atrás en la sociedad de masas no acusó cambios de relieve, por debajo de su atractiva y hedonista superficie corrió todo un ancho río de dolor y frustración. Al menos así lo experimentó él al contacto superficial con vidas astilladas o quebradas por mor de la tesitura presente. En la pesarosa cosecha entrojada en viajes y conversaciones, la gradación de situaciones fue amplia, como se anotará a continuación, no sin antes manifestar, empero, su asombro frente a la dignidad con la que todas las víctimas expresaron su malestar o desgracia. Dato, ciertamente, de la mayor trascendencia en una colectividad envuelta en la parafernalia de la exhibición más grosera de vicios y hondoneras.

En los rigores del agosto sureño, el articulista conoció de modo directo que un matrimonio de humildes y muy religiosos trabajadores había dedicado su único día de asueto a visitar, en excursión relámpago, el monasterio de Guadalupe; noticia que le llegaba al mismo tiempo que la del acortamiento drástico de su bien merecido descanso vacacional del lado de otro operario de muy modesta profesión. El protagonista del episodio se vio obligado a ello a causa de la menesterosidad de un sueldo dedicado en buena parte a sufragar los estudios universitarios de un hijo no excesivamente aventajado (-pensemos que por el momento…-). Por los mismos días, la pérdida de labor de forma casi simultánea de dos empleadas del hogar, cabezas ambas de una familia de seis miembros en un ámbito próximo al que suscribe, no fue tampoco, desde luego, otra información estimulante. Con todo, lo que, por desdicha, muy ligeramente de particular o anecdótico pudiera tener el conocimiento así allegado, adquiriría rango ideológica o doctrinalmente más elevado con el último de los ejemplos traídos a colación por la pluma doliente del cronista. A prima hora de un día extrañamente clemente en la climatología estival del valle medio de Guadalquivir, el relato notarial, hecho por un joven y sumamente cortés y caballeroso taxista, de la tragedia de un compañero, acibaró los planes entusiastas de una furtiva escapada de la urente geografía casera. Presionado por las deudas, el mozo amigo del conductor indicado debió vender, en la plenitud de la primavera andaluza, su coche y vivienda, para refugiarse luego, en unión de su mujer y de su hijo, en la muy reducida en todos los aspectos casa de sus padres, a la espera de recuperarse de una profunda depresión que, naturalmente, no faltó puntualmente a la cita…

Mientras tanto, claro, el verano del 2010 seguía su curso. Los grandes clubes rivalizaban en obscenos fichajes de estrellas balompédicas al mismo tiempo que lo hacían los magnates en la adquisición de sus navíos, y las estrellas mediáticas cambiaban, mediante cifras astronómicas, lealtades empresariales y personales…

¿Continuará en el otoño la suma de dramas silenciosos, recatados y ocultos a la mirada pública por el arraigado sentido del decoro de las gentes de nuestro pueblo más verdadero y hondo? Es asaz probable. La limitada tasa de su conocimiento y comprensión –y, en algún caso, también de muy precaria e insignificante ayuda- por parte del cronista no quisiera someterse a la dura prueba de intentar, quizá infructuosamente, de acrecentarla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios