www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA NACIÓN POLÍTICA DE ZAPATERO

viernes 27 de agosto de 2010, 12:40h
Como siempre, Ignacio Camacho ha escrito en ABC el artículo certero. “Con apenas una breve experiencia como profesor asociado en la Universidad de León -escribe- Zapatero ha emprendido una revolución del Derecho Constitucional que puede superar el magisterio weberiano y convertir a Duverger, Sartori o Dahl en rancias reliquias de talento agostado”.
Frente a la idea zapateresca de que nación es término discutido y discutible, el Tribunal Constitucional ha propinado un cachete al presidente circunflejo estableciendo que en nuestro país no existe otra nación jurídica posible que la española. Zapatero, que es listísimo, se ha dicho: “Si el TC adjetiva nación, yo también puedo hacerlo, burlando a los magistrados indóciles”. Y ha acuñado ya el término “nación política”. Para muchos se trata de una simpleza. Para los zapateristas es una nueva ocurrencia genial que va a trastocarlo todo.
En todo caso, al líder del PSOE le trae sin cuidado el término, la sentencia del Tribunal Constitucional, el rigor jurídico y todo lo que preocupa a los políticos serios, a los analistas, a los juristas. Lo único que importa a Zapatero son los votos y los escaños catalanes. Se ha inventado la pirueta de “nación política” para reanudar el diálogo con los secesionistas. Cederá ante ellos todo lo que le exijan a cambio de su apoyo en el Congreso de los Diputados. Felipe González fue siempre un hombre de Estado que anteponía el rigor constitucional a los intereses electorales y que mantuvo el acuerdo de la Transición con el Pacto de Estado entre el centro derecha y el centro izquierda para los grandes asuntos nacionales. Zapatero se carcajea de su antecesor y está dispuesto a destruirlo todo con tal de permanecer unos meses más en su guarida monclovita.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios