www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Turismo de Estado en Cuba

jueves 02 de septiembre de 2010, 01:52h
El reciente viaje de Leire Pajín y Elena Valenciano para complacencia de la dictadura castrista define a la perfección cuáles son las líneas maestras de la política exterior española. Y eso que ya estaban más que claras: el silencio del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero ante la muerte del empresario venezolano Franklin Brito y el alineamiento con la postura de Marruecos ante el brutal apaleamiento de un grupo de activistas pro saharauis son buena prueba de ello. En estas páginas hemos criticado el turismo “de aventura” irresponsable financiado con el dinero del contribuyente. Pero de ahí a apoyar la pestilente versión de las autoridades marroquíes resulta de una desvergüenza impresentable.

Los objetivos del viaje a Cuba resultan tan cansinos como absurdos: intentar que la Unión Europea cambie su postura ante la dictadura de los Castro. Cualquier demócrata pensaría que la idea debía ser la contraria: que fuera la dictadura quien cambiara. Por otra parte, alguien tendría que explicarle al señor Moratinos -amigo personal de Raúl Castro, a declaración de parte- que lo que España no ha conseguido en seis meses de presidencia de la Unión Europea, no lo van a lograr ahora ante Bruselas dos “embajadoras” como Pajín y Valenciano. Fundamentalmente, porque nada ha cambiado en la Isla. Sí, en el Viejo Continente, donde los gobiernos van y vienen en función de la alternancia democrática expresada en las urnas libremente. Pero semejante alternancia no se da en Cuba, donde llevan padeciendo los efectos de una dictadura totalitaria desde hace más de medio siglo.

Es cierto que han liberado presos últimamente, pero no por convicciones humanitarias, sino por la asfixiante presión que suponía la muerte de Orlando Zapata y el valiente testimonio de Guillermo Fariñas. Una medida cara a la galería no justifica nada. En Cuba se siguen violando sistemáticamente los derechos humanos. Hasta que eso no varie, huelga cambio alguno de postura. ¿O es que acaso pretende el PSOE que quien cambie sea en bloque la Unión Europea legitimando semejante atropello? Cuba, Marruecos, Venezuela…¿Cuál será la próxima ocurrencia del señor Moratinos en lo que a elegir “amigos” se refiere? ¿Quizá Irán? Una política exterior basada en intereses es lo que España necesita pero los intereses se defienden sin claudicar de principios fundamentales y haciéndose respetar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios