www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Intolerancia en Europa

miércoles 29 de septiembre de 2010, 18:00h
Europa vive tiempos obscuros caracterizados por actitudes y leyes xenofóbicas en contra de la inmigración procedente del Este y de África. ¿Cómo es creíble que las naciones que en otras épocas “colonizaron” el mundo suplantando culturas, expoliando riquezas, esclavizando pueblos y destruyendo civilizaciones enteras, sean ahora baluartes que se cierran y expulsan de su territorio a quienes buscando una vida digna llegan a sus territorio?. En España, Francia y Suecia se vive la noche del egoísmo y de la intolerancia racial, manifiesto particularmente en contra de las comunidades de gitanos rumanos.

El paladín de este movimiento excluyente lo es el presidente de Francia, el Sr. Sarkozy, quien por cierto olvida y reniega de sus orígenes europeo oriental, ya que su padre emigro de Hungría justo en los años de la guerra para asentarse en Francia.

Y en estos momentos en que los valores de la tolerancia, la integración racial y la diversidad ideológica privan en prácticamente todos los países civilizados, extraña la actitud del gobierno francés que se divorcia franca y evidentemente de la gran tradición republicana e igualitaria de la nación francesa.

Las comunidades gitanas que constituyen la principal minoría étnica de la Europa comunitaria, se estima en doce millones de personas y presentan como rasgo común una cultura, lengua y tradiciones propias conocida como “romaní”. De España procede el término de gitano y Andalucía como su tierra adoptiva.

¡Cómo olvidar al gran cantor de la gitanería española en los inolvidables poemas y dramas escritos por Federico García Lorca!
Sin embargo, en las últimas semanas, el gobierno del Señor Sarkozy ha emprendido acciones para desmantelar los campamentos de los gitanos que residen en Francia y los “ha deportado” a Rumania, de donde se supone que proceden. Estas acciones le han valido señalamientos de intolerante y de afrenta a los derechos humanos, calificativos que no han mermado esas acciones.
Acciones como esa, de “ingeniería social” y consistentes en desplazar por la fuerza a grupos humanos ´débiles mediante el uso de la fuerza, solo nos recuerdan los peores momentos del nacionalsocialismo, mismos que en su momento provocaron la migración de padre de Sarkozy de su natal Hungría a Francia.

Pena por los gitanos, pena por las grandes tradiciones de la cultura libertaria de Francia y más pena aún, por la escasa memoria de quien reniega de sus raíces migrantes y de sus orígenes húngaros para expulsar a una etnia profundamente integrada a la cultura europea.
Sin embargo apena más la ausencia de voces en la escena de nuestro país, donde pareciera ser que nos son ajenas las causas humanitarias de otras latitudes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.