www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica salvaje

La tortuga boba reconquista Fuerteventura

jueves 30 de septiembre de 2010, 15:20h
La Playa de Cofete de Fuerteventura ha sido de nuevo el escenario del nacimiento de 102 tortugas "bobas" (Caretta caretta) gracias al proyecto de reintroducción de esta especie en la isla, el único que se lleva a cabo en territorio europeo.
El Cabildo de Fuerteventura ha informado hoy en un comunicado que durante los próximos días se espera que se sigan produciendo nacimientos de los nueve nidos que fueron trasladados a finales del pasado mes de julio a la isla desde la Playa de Ervatao, en la Isla de Boa Vista (Cabo Verde).

Según la nota, a medida que eclosionen los nidos, las tortugas que vayan naciendo se irán trasladando cada mañana (las huevos de la especie Caretta caretta eclosionan únicamente por la noche) a la denominada Guardería de Tortugas, cuyas instalaciones están ubicadas en el Muelle de Morro Jable.

El proceso de eclosión de los nidos está siendo supervisado por el equipo científico del Instituto Canario de Ciencias Marinas (ICCM) en colaboración con el Departamento de Fauna de la ULPGC.

Durante los dos meses que ha durado el proceso de gestación de los nidos, han sido cerca de un centenar los voluntarios que han colaborado en su supervisión y seguimiento desde el Campamento Tortuga, ubicado en la misma playa de Cofete a escasos metros del emplazamiento de los nidos.

Estos últimos días, por su mayor experiencia y cualificación, han sido técnicos de Medio Ambiente del Cabildo y voluntarios especializados (estudiantes de Ciencias, Ambientales, Veterinaria, Biología, etc.), algunos desplazados incluso desde universidades de Madrid, quienes han estado presentes en el Campamento Tortuga ante las previsiones de que los primeros nacimientos se produjeran en estas fechas.

La reintroducción de la tortuga "boba" en Fuerteventura se desarrolla de manera experimental desde 2006, y cuenta con el apoyo del Cabildo de Fuerteventura, el Gobierno de Canarias, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Centro Superior de Investigaciones Científicas y el Gobierno de Cabo Verde.