www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A LA VENTA EN SEPTIEMBRE

Un Mito para resucitar una marca legendaria, Alfa Romeo

martes 18 de marzo de 2008, 17:25h
Porque es evidente que Alfa ha realizado una larga y compleja travesía del desierto en busca de una identidad perdida. Llegó incluso a ser parcialmente vendida al todopoderoso grupo norteamericano General Motors y de aquellos años (no tan lejanos) se ha recuperado la idea de hacer un Alfa pequeño, por debajo del actual Alfa 147, que inicialmente se conoció con el nombre interno de Alfa Junior y que ahora ha sido definitivamente bautizado como Mito, en honor a las dos ciudades en las que el grupo tiene sus centros de decisión: Milán y Torino.

Como decíamos, el Mito nación en los años de GM y por ello, utiliza la plataforma que hoy emplea el Opel Corsa. La longitud total es de 4,06 metros (el Opel mide 4 metros justos), frente a los 4,22 centímetros del siguiente Alfa, el 147. Es pues un competidor directo (en cuanto a tamaño) no sólo del Corsa mencionado, sino del Ford Fiesta, Renault Clio o Fiat Grande Punto, con quien comparte muchos elementos mecánicos.

Pero Alfa Romeo quiere un resurgimiento deportivo. Sus responsables desean volver a conquistar los corazones calientes latinos hoy enamorados de marcas “tedescas” mucho más caras, pero también con unos niveles de calidad muy superiores. Este es el reto de los próximos años: competir con BMW y convertirse en la marca referente del dinamismo y el diseño italiano. Para ello, su diseñador Frank Stephenson ha seguido las líneas trazadas por el precioso Alfa Romeo 8C Competizione y su frontal histórico y aerodinámico, en el que también es necesario situar la placa de matrícula desplazada.

Sobre esto es curioso mencionar que en Italia, en los años 50 no era necesaria una placa de matrícula delantera, por lo que sus diseñadores no solían contemplar su ubicación, dejando espacio para la imaginación y la mejor aerodinámica. Años después, se obligó a la colocación de la placa, pero podía ser de dimensiones reducidas y con esta idea, Alfa diseñó coches en los que era imposible la colocación de una placa de dimensiones convencionales, salvo que se modificase el frontal. Finalmente ha optado, en algunos casos, por ubicar la placa asimétricamente, lo que ha producido no pocos trastornos legales en otros países (entre ellos España) hasta ser finalmente aceptadas. Una curiosidad.

Poca se ha desvelado de sus características técnicas; entre otras razones, porque aun se ponen a punto los prototipos y preseries y porque no se quiere machacar una fausta presentación prevista para el próximo Salón de Paris, en septiembre.

Se sabe que dispondrá de motores de gasolina de 1.400 centímetros cúbicos ya conocidos en el grupo y que proporcionan 85 caballos para la versión atmosférica y 155 caballos para la versión turbo. Y aunque no es su vocación, pero el mercado obliga, habrá también una versión turbodiesel de 120 caballos. Pero a nadie se le escapa que estas versiones son sólo el inicio de un desarrollo mucho más ambicioso, con motores más potentes y con carrocerías más atractivas, entre las que no se descarta un coupé y posiblemente una cabrio con techo escamoteable.