www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La detención de Iovine y el “caso Saviano”

Andrea Donofrio
x
adonofriohotmailcom/9/9/17
domingo 21 de noviembre de 2010, 17:04h
En medio de la difícil crisis política del Gobierno Berlusconi (será sometido a un voto de censura el 14 de diciembre), registramos una nueva victoria en la lucha contra la criminalidad organizada: la detención de Antonio Iovine, (o’ninno), uno de los jefes de los Casalesi y delfín de Francesco Schiavone, (Sandokan), después de 14 años de búsqueda. Se trata de un gran resultado que invita a algunas reflexiones.

En primer lugar, cabe subrayar la gran labor de las fuerzas del orden italiano: en el último periodo han sido detenidos 6.754 mafiosos y 410 fugitivos, encontrándose entre ellos 28 de los 30 criminales más peligrosos. Este es el resultado del despliegue de una ofensiva real y eficaz contra el mundo de la criminalidad organizada. Secundariamente, destacan algunas curiosidades: al igual que otros peligrosos criminales en paradero desconocido, desde hace años Iovine ha sido detenido en su pequeña aldea (Casal di Principe). Para interceptar y seguir los pasos del tránsfugo, la policía ha utilizado el “truco” de la bolsa de basura, es decir introducir una cámara y un micrófono en una bolsa de basura (obviamente en Nápoles, la presencia de inmundicia por las calles no resultaba llamativo) que posteriormente era colocada en lugares posiblemente frecuentados por el fugitivo. O’ninno (“el niño” por la cara juvenil del detenido) ha llegado a la comisaría de Nápoles muy sonriente mientras los agentes manifestaban su júbilo y, como raramente se ha visto hasta la fecha, la gente tímidamente aplaudía por las ventanas o por la calle al cuerpo de seguridad.

La detención de Iovine representa un nuevo paso fundamental en la lucha contra la criminalidad que, sin embargo, debe ser acompañado por otras acciones complementarias: in primis, habrá que impedir su sustitución en la cúspide del clan camorrista y que la Camorra pueda recuperarse del enésimo golpe psicológico-organizativo. Las detenciones, que equivalen a batallas ganadas en una guerra que sigue siendo larga, representan la condicio sine quae non necesaria para extirpar la metástasis que se forma cotidianamente y para llamar la atención de la opinión pública sobre el fenómeno. Sin embargo, no se debe golpear sólo el brazo, un tentáculo, sino también la cabeza. Por eso, debe plantearse una estrategia que “integre” las necesarias detenciones, una lucha social y cultural de saneamiento “urbanístico-social”, de recuperación del territorio. Las instituciones nacionales deben demostrar su capacidad para garantizar el cumplimiento de la ley, restando territorio y ámbito de maniobra a las organizaciones criminales italianas.

Además, en Italia en estos días es noticia la querella entre Roberto Saviano y el Ministro de Interior Roberto Maroni, a causa de la denuncia del escritor sobre la presencia de la ‘ndrangheta en Lombardía, uno de los baluartes de la Lega. Sin entrar en el mérito de la cuestión, la penetración de las mafias en la vida económica, social y política del Norte Italia representa un hecho irrefutable y negarlo resultaría una hipocresía. Las organizaciones criminales del Sur prosperan en el Norte, tanto que se ha llegado a considerar Milán como la capital económico-financiera de la ’ndrangheta. Las detenciones del pasado julio han puesto de manifiesto una implantación estructurada y profunda en el norte del país. Por eso se afirmaba que “ya no se puede hablar de una 'Ndrangheta en el Norte, sino de 'Ndrangheta del Norte”: más que un modelo de imitación por parte de un grupo criminal autóctono, se trata de una colonización del territorio, una expansión de los tentáculos y de la longa manus de las organizaciones criminales del Mezzogiorno. Asimismo, la Dirección de Investigación Antimafia (DIA) ha presentado un informe ante el Parlamento italiano en el que se pone de manifiesto la existencia de numerosas relaciones entre el crimen organizado y empresas del norte en el terreno político, económico y social, hablando de una “consolidada presencia”.

No debe sorprender que, en su intento de hacerse con el poder político y conducir sus negocios, las organizaciones criminales cortejen a políticos de la Lega y que algunos puedan “caer en la trampa”, vinculándose a ellas o brindándole cierta complicidad. Se trata de una realidad innegable que Maroni (un buen Ministro, dignamente preocupado en la lucha contra las mafias) no puede infravalorar por intereses de partido. Está en juego su credibilidad y la honorabilidad de su trabajo. Por otra parte, tampoco resulta válido el axioma “criminalidad organizada-Lega Norte”, sino que habrá que analizar caso a caso. La economía y el tejido social del país entero está contaminado por las organizaciones criminales. En cualquier caso, las polémicas y las contraposiciones, de poco sirven: contra las organizaciones criminales, todos unidos.

Ps. aun sí, resulta muy preocupante y grave que, según la sentencia del Tribunal de apelación de Palermo, el senador Dell’Utri, mano derecha de Berlusconi, ha sido condenado por constituir el “principal vínculo de unión" entre el primer ministro y la mafia siciliana...

Andrea Donofrio

Politólogo

Andrea Donofrio es politólogo, experto en Relaciones Internacionales e investigador del Instituto Ortega y Gasset

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios