www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CC. OO. – UGT, desorientación sindical

domingo 19 de diciembre de 2010, 09:57h
Las numerosas -y poco concurridas- manifestaciones que ayer tuvieron lugar por todo el país para protestar por las últimas medidas del Gobierno reflejan hasta qué punto los sindicatos no se enteran de lo que está pasando en España y en el mundo. Es lo que tiene la inactividad; cuando uno lleva tiempo sin hacer nada y pretende regresar a la normalidad, hace falta un período de rodaje para volver a la realidad cotidiana. Una realidad que los sindicatos han estado ignorando durante sus largos años a la sombra de un Gobierno cuya gestión -o falta de gestión, según se mire- es la principal responsable de la crisis actual.


Los señores Toxo y Méndez han estado prácticamente desaparecidos mientras se gestaba el calamitoso devenir de la economía española. Nunca se había destruido tanto empleo y se habían ido a pique tantas empresas como en estos últimos años. ¿Y los sindicatos? Aparecieron de repente para convocar una huelga general que acabó en fracaso -que habría sido incluso mayor de no haber campado a sus anchas los coactivos piquetes “informativos”-. Pocas críticas al Gobierno y muchas, en cambio, al PP y los empresarios. Algo que, por lo demás, fue la tónica predominante en las concentraciones de ayer sábado.


El Gobierno ha actuado poco, tarde y mal pero, al menos -y obligado, eso sí- empiezan a atisbarse algunos pasos en la dirección correcta. Reforma de las pensiones y del mercado laboral, partidas de ahorro presupuestario y demás medidas imprescindibles llegan con cuentagotas, pero parece que su concurso será inexorable. Y ante todo ello, lo único que se le ocurre a las centrales sindicales es poner escollos en un camino que no hay más remedio que recorrer si se quiere salir de la crisis. O ayudan o, al menos, que no estorben. O que nos expliquen cómo se vive fuera de la disciplina financiera del Banco de Frankfurt y del Euro. Todo sea que alguien, en un ataque de cordura, proponga que para ahorrar nada mejor que eliminar las cuantiosas subvenciones y exenciones fiscales a los sindicatos y que éstos se financien únicamente con las cuotas de sus afiliados. O que se elimine el ejército de liberados sindicales de más. Sería una medida oportuna para suprimir gastos innecesarios en tiempos de crisis.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios