www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Resumen 2010

El 2010 en Cataluña pasa por la victoria de Mas y el fin del culebrón del Estatut

miércoles 29 de diciembre de 2010, 12:57h
El año 2010 se cierra en Cataluña con el retorno de CiU al gobierno de la Generalitat tras una etapa de 7 años con el tripartito y una sentencia del Tribunal Constitucional que laminó aspectos clave del Estatut, un escenario que ahora deberá liderar un Artur Mas que se propone lograr el concierto económico.
El año 2010 se cierra en Cataluña con el retorno de CiU al gobierno de la Generalitat tras una etapa de 7 años con el tripartito y una sentencia del Tribunal Constitucional que laminó aspectos clave del Estatut, un escenario que ahora deberá liderar un Artur Mas que se propone lograr el concierto económico.

En su tercer intento por lograr la presidencia de la Generalitat, el líder de CiU consiguió en las elecciones del 28 de noviembre una mayoría suficientemente sólida (62 escaños sobre 135) que le permitirá gobernar con comodidad, si bien tendrá que recurrir a pactos con otros grupos para sacar adelante leyes importantes, como los presupuestos. Después de superar su particular travesía del desierto (siete años en la oposición) y de haber logrado mantener la cohesión entre los partidos que forman la federación (CDC y UDC), Mas toma las riendas del Govern con el reto de atajar la crisis económica y de intentar que Cataluña recupere la senda del crecimiento.

Los comicios del 28 de noviembre supusieron también la marcha de José Montilla, que obtuvo los peores resultados para el PSC en unas autonómicas al caer de los 37 a los 28 diputados, lo que le llevó a renunciar a su escaño y a abrir el debate sucesorio al anunciar que dejará la primera secretaría en el congreso que los socialistas catalanes celebrarán el próximo otoño.

Los resultados han abierto una crisis en los socialistas catalanes, que ahora deben decidir quién comandará su proyecto político, una transición que pretende pilotar el aparato del partido, pero en la que quiere influir también el ala más catalanista del PSC y los alcaldes, preocupados por la deriva del partido ante la cita de los municipales de mayo. Montilla, que nació en Iznájar (Córdoba) aunque llegó a Cataluña con 16 años, será recordado por ser el primer 'president' no nacido en Cataluña desde el restablecimiento de la democracia.

Los comicios depararon además un varapalo para ERC, que también está sumergida en un debate interno puesto que se ha cuestionado la continuidad de Joan Puigcercós, y fueron una sorpresa positiva para el PP catalán, cuya candidata, Alícia Sánchez-Camacho, logró el mejor resultado en unas catalanas (18 diputados), lo que dispara su optimismo pensando en las próximas elecciones generales. Los comicios catalanes han atomizado aún más el Parlament, que ahora contará con siete grupos al entrar la Solidaritat Catalana per la Independència del ex presidente del FC Barcelona Joan Laporta, la gran revelación política del año.

El año 2010 ha deparado igualmente el final del 'culebrón' del Estatut, recurrido ante el Tribunal Constitucional por el PP, el Defensor del Pueblo y varias comunidades. Después de cuatro años de deliberaciones sobre el texto aprobado en referéndum por los catalanes y antes por Las Cortes, el Constitucional hizo público su pronunciamiento el 28 de junio. l Alto Tribunal declaró nulos 14 artículos y condicionó la interpretación de otros 27 preceptos, lo que llevó a la mayoría de partidos catalanes a denunciar que la sentencia laminaba la esencia de esta ley orgánica.

El malestar creado por el fallo del TC, que subrayó que no hay más nación que la española y que los estatutos están subordinados a la Constitución, generó una multitudinaria manifestación el 10 de julio en Barcelona a la que asistieron el presidente catalán, José Montilla, el entonces líder de la oposición, Artur Mas, y el resto de los líderes de los partidos catalanes, con la excepción de los del PP y Ciutadans, que, por contra, instaron a su cumplimiento. El denominado 'oasis catalán' ha visto también removidas sus arenas con las revelaciones de los casos Palau y Pretoria, que han puesto en solfa la financiación de partidos como CDC y que ha cuestionado la actividad de importantes alcaldes socialistas, como la etapa de Bartomeu Muñoz al frente de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios