www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

Knister: Kika Superbruja y el examen del dragón

viernes 31 de diciembre de 2010, 20:51h
Knister: Kika Superbruja y el examen del dragón. Ilustraciones de Birgit Rieger. Traducción de Rosa Pilar Blanco Santos. Bruño. Madrid, 2010. 152 páginas. 12 €
Kika parece una niña como todas pero un día, como por casualidad, encuentra un libro de magia que la convierte en una jovencísima bruja. En realidad no hay nada de azaroso en ese feliz hallazgo, pues es el legado de la bruja Elviruja, que busca una heredera en el mundo de los encantamientos. Esta es la vigésima entrega de las aventuras de Kika, que la han llevado a espacios, tiempos y experiencias muy diversas: gracias al poder de sus hechizos, ha tratado con piratas, vikingos y dinosaurios; ha tenido la suerte de viajar al salvaje Oeste, al castillo de Drácula, al país de Liliput y a ciudades sumergidas como la Atlántida…

Kika vuelve siempre a casa, aunque trae maravillosos recuerdos de los amigos que conoce en tan singulares paseos. Una tarde, rebuscando entre ellos, encuentra algo extraño, que no acierta a reconocer, en el fondo de un cajón; le da vueltas hasta que cae en la cuenta de que es una escama del lomo de Héctor. ¿Quién es Héctor? ¿Un pez? Los lectores, y espectadores, de Kika Superbruja ya sabrán que no es así, porque Héctor es un dragón, un pequeño, regordete y tierno dragón volador, propiedad de Elviruja, al que conoció en su primera aventura como bruja novata.

Kika recuerda con nostalgia a su amigo, al que hace tanto que no ve, y decide hacerle una visita. Tiene que esperar a la noche para poder usar su libro de encantamientos, intentando que ni su madre ni su hermano Dani se den cuenta de su ausencia; debe asegurarse de que no sorprendan su cama vacía y descubran su secreto. Por fin llega la noche y todos duermen en la casa: Kika coge su mochila y pronuncia la fórmula del “Salto de la bruja” mientras aprieta con sus dedos la escama del dragoncito. Este encantamiento le permite viajar hasta cualquier lugar siempre y cuando tenga algo que pertenezca a ese sitio, por eso la acompaña siempre su ratón de peluche, que es su billete de vuelta a casa. Y ¡hale hop! comienza su traslado al Bosque Tenebroso, donde viven Héctor y Elviruja.

Los dragones no tienen por qué ser siempre terribles y malos, y Héctor es, al contrario, un dragón encantador y un buen amigo de Kika. En esta aventura tendrá que demostrar ante sus congéneres que es, además, un dragón merecedor de la licencia de vuelo para dragones, un dragón maduro y digno de ser considerado importante y respetado en la sociedad de brujos y dragones. Pero Héctor es pequeño, tiene barriguita, apenas si sabe escupir fuego y sus vuelos son cortos y zigzagueantes, ¿cómo podrá salir victorioso de la competición con otros enormes, con alas impresionantes tan grandes como un alto edificio o con varias cabezas? Todo parece estar en su contra y el jurado del gran examen de dragones está inclinado a fallar en su contra…

¿Conseguirá Héctor demostrar su valía? Saltándose todas las normas, su amiga Kika será la espectadora de los desafíos a los que habrá de enfrentarse. Las ilustraciones de Birgit Rieger nos acercan a este mundo de maravilla. Al final, los jóvenes lectores podrán asimismo disfrutar de los “trucos de dragón” de Héctor, unas propuestas de ocio con las que divertirse tanto niños como mayores.

Por Marta Insúa
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.