www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y ahora, Antoni Asunción…

sábado 08 de enero de 2011, 00:25h
A Jaime Lissavetzky le tocaba ayer explicar la defenestración de Antoni Asunción, suspendido de militancia por haber denunciado los manejos que han llevado a Jorge Alarte a encabezar el PSPV. No estuvo especialmente inspirado el señor Lissavetzky, si bien hay que decir en su descargo que la papeleta era complicada. Y es que cuesta entender que un partido como el PSOE pueda prescindir alegremente de uno de sus militantes más cualificados. Algo similar, por otro lado, a lo que acontecía estos días con la marcha de Cascos del PP.

Se ha convertido en una práctica tristemente habitual por parte de las principales formaciones políticas españolas el que los recién llegados laminen a quienes ya estaban allí antes que ellos. En los casos de Asunción y Cascos, además, hay que añadir el agravante de que el talento personal de ambos ha sucumbido ante la mediocridad de quienes temen por su puesto, sabedores de su escasa valía. Por si esto fuera poco, el tema “Asunción” se da en una comunidad, la valenciana, donde los socialistas no pueden estar haciéndolo peor. El caciquismo del clan Pajín en Benidorm y el consabido escándalo de transfuguismo retratan bien a las claras en qué manos está el socialismo valenciano -aderezado con otro tipo de cuestiones, como la factura de las obras en el domicilio particular del portavoz socialista en las Cortes Valencianas, tan reprobable como el sórdido asunto de los “trajes” del PP, aunque un poco más caro. Que los políticos luego no se extrañen de la baja opinión que de ellos tiene la ciudadanía.

A tenor de esto último, es llamativo el currículum de dos destacadas personalidades socialistas valencianas. Por un lado, el de Leire Pajín comparado con el del resto de ministras de sanidad europeas; muchos cargos políticos y nula experiencia laboral y académica frente a una excelente preparación y méritos de sus colegas. Por otro, la excelencia en la gestión empresarial del señor Asunción -sus ideas en el aprovechamiento acuífero y en modelos de gestión empresarial aún hoy despiertan admiración-. También, su trayectoria política, marcada por el talante conciliador y la coherencia personal al dimitir como Ministro del Interior a los pocos meses de se nombrado tras la fuga de Luis Roldán. Lamentablemente, en el PSOE el valor en alza es Pajín y no Asunción. Así les va en las encuestas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.