www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Estados Unidos sufre su propia violencia

domingo 16 de enero de 2011, 11:29h
Los lamentables sucesos en Tucson, donde murieron varias personas y otras fueron heridas por un criminal probablemente afectado en sus facultades mentales ha consternado a Estados Unidos.

Es ahora cuando los estadounidenses entienden mejor la situaciòn de barbarie que vive México, en parte causada por un esquema libertino de
venta de armas.

Es ahora cuando el Congreso de Estados Unidos debe hacer un lado los intereses de los armeros, para ubicarse en los intereses de la población estadounidense que no desea violencia domèstica y tampoco internacional. Son los grupos poderosos que ganan millonarias sumas en dólares los que se benefician con la venta de armas de manera indiscriminada.

Lo que pasó en Tucson la semana anterior, es sólo una pequeña muestra de la violencia que azota a México desde hace cuatro años. En Estados Unidos lloran con razòn a las víctimas de Tucson, pero no lo hacen por las víctimas en México, incluso extranjeros, que han sido asesinados en la loca guerra contra el narcotráfico.

Los militares y policías mexicanos se quejan de que los delincuentes mexicanos están muy bien armados y que incluso son capaces de aguantar tiroteos durante horas e incluso días.

La violencia que genera la venta de armas debe detenerse. Si los legisladores estadounidenses se apartan de los armeros ¿cuànto dinero
han recibido de ellos? y piensan más en la gente de su país y de otras regiones del planeta, pueden limitar con mejores leyes la venta indiscriminada de armas potentes.

Estoy en contra de la violencia, en contra de las guerras y en contra de la demagogia. Muy pronto sabremos si las autoridades estadounidenses competentes podrán disminuir el comercio de armas. Evidentemente, eso causará molestias en los armeros que podrían ganar menos dinero.

En México, deben ver las autoridades también este tema no sólo desde la perspectiva legislativa, sino cívica. La violencia en México no sólo se explica por la venta de armas y el consumo de drogas en Estados Unidos, sino también por los procesos de corrupción.

Violencia y corrupción se han convertido en un binomio que rompe a México y que ha lastimado a Estados Unidos por enésima ocasión. Se han sacudido allá las conciencias de los gobernados. Ojalá también se sacudan las mentes de los gobernantes y legisladores estadounidenses. Será por el bien de los propios habitantes de Estados Unidos y tambièn de mi atribulado país que no sabe cómo salir del laberinto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.