www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La riqueza del futuro

martes 01 de febrero de 2011, 17:11h
Con una nostalgia que suena a veces a retórica, mi maestra de primer grado hablaba de la figura geográfica del territorio de nuestro país, como el "cuerno de la abundancia", cornucopia, o algo así, a la vez que comparaba un mapa estilizado con el que, colocado junto al pizarrón, nos mostraba la división política y límites de México.

A medida que los años fueron pasando, testifiqué como poco a poco se han dado las abundancias del petróleo y de las remesas. El boom asociado a los monocultivos de palo de Campeche, henequén, azúcar, café, tomate, o la captura del atún así como el auge del turismo y de los dólares maldecidos. Pero al final del día, crecimiento de riquezas efímeras, concentradas en unos pocos y que al final nos han dejado una sensación de impotencia y de despilfarro.

Me pregunto ahora, ¿qué se les podría decir a los alumnos de primaria, cuando hablamos del futuro o de lo que ellos pudieran ser dentro de veinte años? Un futuro, donde el petróleo será relevado como combustible, en un mundo donde sólo se hablen dos o tres lenguas -entre otras el mandarín-, y el trabajo rudo sea responsabilidad de robots y no más de jornaleros migrantes.

¿Cómo preparar a esos niños para su vida adulta saturada de información y tecnología, a la que muchos de ellos acceden ahora de manera extraescolar y asistemática? ¿Cómo explicarles el uso útil y no ocioso de los juguetes electrónicos, del celular y de los programas en línea?

Es muy grande el reto de padres y maestros. Nunca antes en la historia, se presentó un escenario donde los niños saben más que sus padres y en cierto sentido tienen más acceso a la tecnología que sus maestros.

Las estadísticas nos dicen todos los días de los avances en el número de usuarios y avances en las tecnologías de la información en los países de Asia y en los escandinavos. ¿Y nosotros?

El reto es muy claro. O llevamos la tecnología a la escuela o la escuela, como hoy la conocemos está destinada a desaparecer.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios